Darwin y Gonzalo

Un Sabueso en el paraíso

Este precioso Sabueso de Sangre de Babiera es todo un torbellino. Vive en plena libertad. Absolutamente feliz junto a Gonzalo, su dueño, en una preciosa finca de Ciudad Real. Correteando a su antojo y aprendiendo rutinas de educación entre juegos, aire puro y hectáreas de verdor. Un paraíso para el pequeño Darwin, que jamás debería confinarse en un piso. “Esta raza solo puede vivir en libertad. Es una crueldad tenerla encerrada en una casa. Tendría que estar prohibido”, nos cuenta Gonzalo mientras su cachorro lo mira como si fuera una deidad griega.

Darwin, que aún no ha cumplido los cinco meses, ya muestra gran destreza para el aprendizaje. “Aunque lo que más le gusta son los juegos y las caricias, acepta fenomenal las rutinas de educación. Es un tío súper listo. Aprende rapidísimo”, comenta Gonzalo con evidente orgullo.

Darwin convive con el Pastor Alemán del guarda de la finca, y aunque Gonzalo solo lo ve los fines de semana, “os aseguro que no tiene duda alguna de quién es su dueño. Con el guarda se lleva bien, y la relación con su Pastor Alemán es buenísima, pero en cuanto me ve llegar, no se separa un segundo de mí”.

Un perro maravilloso para un amo que sabe lo que hace: los sabuesos de Sangre de Babiera solo son felices viviendo al aire libre. Volveremos a vernos cuando Darwin sea un adolescente plenamente feliz y equilibrado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí