Según un estudio, los perros se orientan y se mueven de modo sincronizado con los miembros más pequeños de la familia. La investigación ha detectado que los perros se desplazaban cuando los hijos acompañantes lo hacían y permanecían quietos cuando se detenían, una sincronía física que a menudo indica un vínculo emocional. Las conexiones sociales pueden moldearse y fortalecerse mediante la actividad compartida entre humanos y animales, aseguran sus autores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí