En Reino Unido, el 15% de la población usa los nombres de sus mascotas como contraseñas en sus dispositivos y suscripciones de servicios. Otro 14% utiliza el nombre de algún miembro de su familia. ¡Error! Según el Centro Nacional de Seguridad Cibernética (NCSC) británico, ese tipo de recursos nos convierte en blancos fáciles para los ciberdelincuentes, ya que estas denominaciones se pueden averiguar sin problemas a través de nuestras redes sociales. Así que… ¡a echarle más imaginación!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí