Labrador: el perro más bueno del mundo

Posiblemente el mejor perro del mundo

5405
el perro Labrador es el más bueno

El Labrador Retriever es una raza diferente. Mitad perro mitad ángel. Está a medio camino entre el cielo y la tierra; en ese lugar donde todo es posible. Desde aprender a reír –aunque sea un perro- hasta desafiar las llamas de un edificio ardiendo para salvar a su dueño. El Labrador no pertenece a este mundo. Es un infiltrado. Y esta es su historia. ¡Te encantará! Es la historia del perro más bueno del mundo 

El Labrador de un vistazo

 

Peso: los machos, entre 29 y 36 Kg. Las hembras, de 25 a 31 kg
Alzada: Entre 55 cm (hembras) y 58 cm (machos)
Temperamento: Excelente perro de familia. Sociable, empático y muy inteligente. Aprende con rapidez y su lealtad no conoce límites. Es protector, pero no agresivo. Se lleva bien con todo el mundo y acepta convivir con otras mascotas.
Precio: Aunque esta raza no tiene precio, es posible encontrar ejemplares en criaderos responsables a partir de 600 €. Aunque la cifra se multiplica si es hijo de campeones
No olvides que: No soporta la soledad y necesita al menos una hora de ejercicio diario. Le gusta ladrar, adora jugar y necesita salir al campo con frecuencia. Su apetito es voraz.

 

Más información: RSCE, Asociación Española del Labrador Retriever, United Kennel Club (UKC)

Algunos, los más románticos, cuentan que en la isla de Terranova (Canadá) un perro negro y peludo, diestro en la pesca del bacalao, se enamoró de una nutria de manto hermoso y ojos tristes. De su amor nació un animal de enormes cualidades. Un perro que se maneja en el agua como un delfín, ama a los suyos con pasión de madre primeriza y tiene una inteligencia vivaz y decidida.

Labrador RetrieverSin entrar en detalles, lo cierto es que el Labrador está ligado a la raza Terranova y a un ejemplar ya desaparecido (perro de aguas de St.Jonh) que vivió en aquella isla canadiense hasta el siglo XVII. Del cruce de ambas razas se cree que surgió el Labrador. Y sí, el Labrador nada como un delfín, ama a su familia con pasión maternal y su coeficiente intelectual es, efecto, muy elevado.

En cuanto a lo de su mamá nutria, mucho nos tememos que es pura ficción. Nos queda el consuelo de que algún día la historia sirva de inspiración a la factoría Disney. Nadie puede negar que el cuento tiene miga.

NO ES UN PEZ, PERO…
…NADA COMO SI LO FUERA

¿Cómo surgió la leyenda? Ni idea. Pero seguro que tiene mucho que ver con sus habilidades acuáticas. A saber: el Labrador posee unas membranas interdigitales que le han valido el apodo de “pies de pato”. Le sirven para manejarse en el agua con habilidad de ánade cuadrúpedo. Pero eso no es todo: su pelo, que es impermeable, no supone una carga bajo el agua. Al contrario, el agua resbala por su cuerpo sin restarle una micra de impulso. ¿Algo más? Sí: puede nadar a gran velocidad porque sus dedos son largos y muy flexibles.

Por todo esto, y también por ese carácter genial y solícito que le ha dado fama, el Labrador Retriever fue el perro auxiliar de los pescadores canadienses durante siglos. Era él quien se lanzaba al agua para capturar los peces que se escabullían de las redes. Los perseguía mar adentro, los atrapaba con la boca y los llevaba de regreso al barco. ¡Tan increíble como cierto!

Son perros de agua por naturaleza. Les encanta nadar y meterse en todos los charcos

En tierra firme su labor consistía en arrastrar por la playa las redes cargadas de pescado. Algo que hacía de maravilla gracias al poderío de su mandíbula canina, cuya fortaleza es semejante a del Pitbull americano o a la del Gran Danés. Sí, y aún hay varias sorpresas más. Sigue leyendo.

LLEGA A GRAN BRETAÑA
¡Y LO PONEN A CAZAR!

Cierra los ojos y viaja al siglo XIX. Eres un cazador británico que experimenta con una técnica nueva. Tú y tus colegas os camufláis entre los arbustos. No se oye un susurro. El rifle permanece quieto, pero en tensión.

De repente, alguien grita y todos salís en tropel. Las aves, al borde del infarto, levantan el vuelo. Quieren huir. Pero el terremoto humano las dispara sin piedad. Algunas, como el faisán, corren despavoridas campo a través. Los perros siguen el rastro de las aves que han caído, pero muchos no devolverán la pieza… no están acostumbrados.

Imagina ahora que descubres un perro naturalmente apto para hacer llegar a su dueño todo lo que atrapa al vuelo. Que además es un gran rastreador y un colaborador nato. Sabes que tus Pointer, Setter y Spaniel son magníficos cazadores, pero no tan completos como ese perro recién importado de Canadá.

Sí, el Labrador Retriever es lo que buscas. Tiene vigor, entrega, una inteligencia muy despierta y una capacidad nunca vista para cobrar piezas. De hecho, su apellido Retriever significa, en español, recuperar o recoger. Ahora ya sabes por qué los cazadores de casi toda Europa quedaron prendados de él. Acababa de nacer una estrella. Sin embargo…

Su esperanza de vida ronda los doce años, aunque puede llegar a vivir hasta dos años más

ELLOS SON ASÍ
HÉROES Y COMPAÑEROS

… los méritos de esta raza van más allá de atrapar perdices o capturar bacalaos. “Lo más esencial en ella no es visible a los ojos”, como diría El Principito de Saint-Exupéry. Dentro del Labrador late un corazón solidario, entregado y siempre dispuesto a ayudar al hombre. Es el perro guía por excelencia. El amigo fiel. El compañero entregado. El héroe que no se acobarda ante una torre en llamas. El protagonista de historias como esta:

Y es, también, el lazarillo de millones de personas anónimas. El bombero que localiza supervivientes bajo los escombros. El terapeuta que hace las delicias de los niños con problemas de comunicación. El policía que detecta drogas y explosivos en los aeropuertos. Es, en definitiva, un perro excepcional que, posiblemente, la especie humana no merezca.

Dentro del Labrador late un corazón solidario, entregado y siempre dispuesto a ayudar al hombre

Puede que algunos seres excepcionales sí, pero la mayoría de nosotros estamos a años luz del Labrador, el perro más bueno del mundo.

Podría decirse que, a su lado, muchos humanos tienen las virtudes de una ameba o de un pez tropical: chiquititas, escasas y pasadas por agua.

El Labrador Retriever es un perro con tantas cosas buenas, que resulta imposible resumirlas en pocas líneas. Además, cada ejemplar es único. Como los copos de nieve: todos hermosos, todos brillantes, todos blancos… pero ninguno igual.

HISTORIAS PARA RECORDAR
SALTY, ORLANDO, ENDAL…

Como perro de compañía no tiene rival. Todas las razas quieren a su amo y ninguna sería capaz de traicionarlo. Sin embargo, el Labrador va un paso más allá. Si has visto el vídeo de Salty en el 11-S que acompaña a este reportaje, ya sabes de qué hablamos. Pero Salty no es el único héroe Labrador. Orlando se lanzó a las vías del tren para salvar a su dueño. Su historia es esta. Endal ganó la Cruz Victoria a la valentía animal por un acto heroico que puedes ver a continuación:

Y Daiko murió agotado tras largos días de trabajo rescatando gente en el terremoto de Ecuador (2016). Esta es su historia:

NO SABE GUARDAR LA CASA
PERO QUE NADIE TOQUE A LOS SUYOS

Labrador RetrieverSi llegados a este punto crees que no hay tarea en la que puede fracasar, te equivocas. El Labrador es un pésimo guardián. Esto no significa que carezca de instinto protector. Al contrario. Estamos ante un ángel guardián incorruptible y muy eficaz, pero exento de agresividad.

Mauro da Costa, criador con más de seis años de experiencia, explica que “el Labrador, el perro más bueno, no será nunca un buen  guardián, pero sí sabe proteger a los suyos. Y lo hace con una eficacia que no necesita adiestramiento alguno. Es una cualidad instintiva”.

Aunque es una raza muy enérgica, algunos ejemplares se vuelven perezosos desde muy jóvenes

Estamos ante un ángel guardián incorruptible y muy eficaz, pero exento de agresividad. Así es el Labrador, el perro más bueno del mundo.

Pero… ¿el instinto guardián y el protector no son la misma cosa? “No -responde Mauro-. Pongamos un ejemplo. Imaginemos que un malhechor entra en casa de un Labrador. Posiblemente éste lo recibirá contento, incluso feliz y moviendo el rabo. Pero tan pronto ponga sus manos malintencionadas sobre alguien de su familia, se lanzará a por él y lo reducirá. Ningún Labrador Retriever tolera que hagan daño a los suyos. Esta cualidad no está reñida con ese carácter sociable que le caracteriza. En conclusión: aunque es el peor guardián del mundo, toda la fuerza de su dentadura irá contra quien se atreva a hacer daño a sus amos”, concluye Mauro da Costa.

No lo dejes solo

 

El Labrador necesita contacto estrecho con su familia. No lleva bien estar solo. “La soledad hará de él un perro nervioso, inseguro y destructor. Si los futuros amos disponen de poco tiempo libre o prevén que lo van a dejar solo con frecuencia, mejor optar por otra raza”, aconseja el criador Mauro da Costa.

¡OBSÉRVALO!
ESTE PERRO SABE REIR

El Labrador es una raza de perro buena y noble Mauro también destaca que estamos ante una raza muy fácil de educar. “Es todo inteligencia y lealtad. Dos cualidades que hacen de la enseñanza un juego de niños”, asegura. Pero que las clases sean una actividad casi recreativa se debe, también, a una singularidad racial que nos descubre el propio Mauro: “El Labrador tiene un punto de humor delicioso. Si uno se fija bien, percibirá que sonríe. Y esa sonrisa es contagiosa. Es un perro tan alegre y gozoso que a su lado las penas son menos penas”.

Labrador RetrieverSi uno se fija con atención, es cierto que la expresión del Labrador no tiene doblez: si está contento, sus ojos y su boca son una fiesta. Pero si está triste, el gesto se vuelve melancólico. Algo gris. Al punto de que uno percibe que algo no va bien en él.

Susana Cacho, veterinaria asesora de Thepets.es, aclara que “la universidad  de Portsmouth (Reino Unido) realizó una investigación que demostró que los perros también se comunican con expresiones faciales. Esto es importante. Somos muchos los veterinarios que miramos a la cara del animal para saber cómo se encuentra”. Puedes consultar la investigación a la que se refiere Susana Cacho en la revista Scientific Reports.

¡AY ESOS DEFECTOS!
LADRADOR Y JUERGUISTA

Estamos ante una raza maravillosa, de acuerdo, pero no exenta de defectos. Es un perro de ladrido fácil y algo alborotador. Los cachorros son agotadores. Unos torbellinos sin freno. Tiovivos con patas que tienen que gastar su energía con juegos, largos paseos y jornadas en el campo. No deben faltar los chapuzones en ríos y lagos. Y si el agua está fría, casi mejor. Su manto está preparado para resistir bajas temperaturas, y hasta disfrutar de ellas.

Los cachorros tienen el vicio de mordisquearlo todo. Es su instinto

Su apetito tampoco para quieto. Es un tragón y su tendencia a engordar es genética pura. Conviene saber, no obstante, que todos los ejemplares lucen de por sí un aspecto de barril. Esto es así por la estructura de sus costillas; un dato a tener en cuenta para distinguir un Labrador de pura raza.

Echar un vistazo a su cola ayudará también a saber si es de buen linaje. Ésta debe ser muy gruesa en la base y con pelo abundante. Muy parecida en su forma a la cola de las nutrias… ¿Será cierta la leyenda?

Por último, un par de consejos: 1º) alimentarlo con un pienso diseñado para la raza, es una buena inversión. Royal Canin tiene formulación para adultos y cachorros. 2º) son propensos a las enfermedades oculares. Algunas son hereditarias (atrofia progresiva de la retina y cataratas) y otras no. Vigila sus ojos y límpialos a menudo con una gasa empapada en agua hervida. Nada más. No olvides que la displasia de cadera es un mal frecuente en esta raza.

Si se quedan solos mucho tiempo, adoptarán comportamientos destructivos. Llevan muy mal la soledad

Lucía y Búfalo

 

Labrador, un perro buenoLucía es una niña maravillosa. Y Búfalo, su Labrador, también. Ambos son uña y carne. Son compañeros y amigos desde hace cinco años. Búfalo llegó para ayudar a su joven ama a desarrollar habilidades que aún tenía escondidasA través del juego y la risa, Lucía mejoró su psicomotricidad y ganó en autoconfianza.

 

La comunicación con su entorno se volvió más fluida y relajada. “El Labrador es un perro excepcional para los niños que sufren síndrome de Down”, asegura la psicóloga Mar Cañadas, coautora del reportaje Todo lo que un perro puede hacer por ellos. Mar también explica que “son animales empáticos, pacientes y muy solícitos, un excelente soporte que contribuye a reducir los niveles de estrés y de ansiedad familiar”.

 

5 COMENTARIOS

  1. Si es verdad que son ángeles… hemos tenido uno durante 16 años que se llamaba Aston, ha visto a mis hijos crecer y siempre ha estado ahí para nosotros regalándonos su amistad y su amor infinito. Lo peor es despedirte.

  2. Son una raza muy hermosa, eso sí debemos ser muy pacientes con estos perritos ya que son muy destructivos pero así los amamos, tengo una hembra de 9 meses que le da mucho amor a mi familia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí