Rottweiler, el hijo pródigo del carnicero

1414

Entre su fama de chico malo y la realidad hay unos cuantos chuletones. No se los comía, los defendía. Y lo hizo con tanta eficacia que los ecos de aquella época aún resuenan. Pero son solo habladurías, al punto de que se dice que el Rottweiler bien podría ser el perro perfecto. Quizás… pero no para todos. Soy Santiago Puñas, redactor de Thepets.es, y hoy les voy a hablar del Rottweiler

Blanca Penalva nos envió esta zooconsulta hace unos meses: «somos una familia con dos niños pequeños y queremos adoptar un perro guardián. Nos gusta el Rottweiler, pero la información que tenemos es contradictoria. Algunos criadores nos aseguran que es un perro agresivo, peligroso incluso para sus amos. Mientras que otros dicen que el Rottweiler es el perro perfecto, excelente para vivir en familia».

Rottweiler un perro perfecto

William Wahoo, que conoce la raza como la palma de su mano, fue el encargado de responder. Y entre otras cosas aclaró que “decir que el Rottweiler es un perro agresivo o peligroso es, con todos los respetos, una soberana tontería”. Y Wahoo sabe de lo que habla. Nuestro experto convive con seis ejemplares en una finca de Madrid (España) que hace las veces de laboratorio.

 

«En él conviven cualidades extraordinarias: valentía y prudencia; lealtad y exigencia; poderío y humildad… Lo tiene todo. No hay otro mejor”

Wahoo prepara un exhaustivo trabajo sobre la raza para introducirla por la puerta grande en su Corea natal. “El Rottweiler es el perro perfecto para conquistar a una sociedad tan singular como la mía. En él conviven cualidades extraordinarias: valentía y prudencia; lealtad y exigencia; poderío y humildad… Lo tiene todo. No hay otro mejor”, asegura este etólogo coreano después de cinco años de estudio.

¿Es el Rottweiler un perro perfecto?

El Rottweiler es un perro casi perfecto He aquí un perro de guarda y defensa que actúa con prudencia. Poco dado al alboroto. Temible si la situación lo exige, pero tranquilo como un merengue en situaciones normales. Tolerante con niños y ancianos; inflexible en sus labores de trabajo (policía, rescate…) y rendido a la voluntad del amo como un pacífico enamorado.

La lista de Stanley Coren lo califica de trabajador brillante. Y asegura que aprende órdenes en menos de cinco segundos, además de obedecer con celeridad el 95% de las veces. Pese a todo, seamos honestos, decir que el Rottweiler es el perro perfecto resulta, como poco, temerario.

“UN ROTTWEILER JAMÁS SERÁ AGRESIVO SI HA RECIBIDO UNA EDUCACIÓN COHERENTE”

No es una opción para amos primerizos

Susana Cacho, veterinaria asesora de Thepets.es, explica que “no es una raza para personas irritables, nerviosas o con mal carácter. Los perros pueden verse influidos por los rasgos más destacados de la personalidad de sus amos —aclara la experta —. Y estamos hablando de una raza muy territorial. Con un acusado instinto de guarda y defensa que necesita un amo paciente y experimentado. De lo contrario, lo mejor es optar por un perro con menos exigencias educativas”, advierte Cacho.

No es perro para amos primerizos. Estos dueños son maestros en mimos, tolerancia y flexibilidad inconsciente. Todos hemos pasado por ello, es el paso previo a la experiencia.

Esto significa que precisa dueños que encaucen su naturaleza territorial, sin potenciarla con conductas negligentes o contradictorias. En otras palabras: el Rottweiler es un perro perfecto para gente con experiencia, tiempo y carácter. Quienes se decidan por él deben frenar sus instintos desde cachorro, encauzando su vitalidad y energía hacia fines constructivos. Y seamos honestos, los amos primerizos son maestros en mimos, tolerancia y flexibilidad inconsciente. Todos hemos pasado por ello, es el paso previo a la experiencia.

EL ROTTWEILER NO LADRA NI SE PONE ENFERMO CON FACILIDAD

Antes de decidirte por él, coge un espejo…

El Rottweiler bien podría ser el perro perfecto Conviene aclarar que los Rottweiler no son, en absoluto, perros conflictivos. Tienen un gran equilibrio psíquico y un sentido de la lealtad muy acusado. Educados con cariño y coherencia, se convierten en perros extraordinarios. Sin embargo, “si les enseñan a ser agresivos, serán temibles”, advierte Wahoo.

Wahoo, el experto coreano que nos asesora en este trabajo, también pone mucho empeño en la personalidad del amo. Explica que “es un error hablar de Rottweiler agresivos porque no existen. Lo que sí existe son amos pendencieros, ariscos, malhumorados… Convivir con un mal dueño hace mal a muchos perros, que no es lo mismo que hacerlos malos. Porque los perros no son malos, solo son una proyección de su amo”. Y es que los perros se parecen a sus dueños más de lo que muchos están dispuestos a admitir.

SU RELACIÓN CON NIÑOS, ANCIANOS Y PERSONAS DE MOVILIDAD REDUCIDA ES MUY BUENA

Dulce como un merengue

Si desde cachorros establecen una buena relación con su entorno y forjan lazos afectivos con su familia, la convivencia será una delicia. Y aunque puede resultar exagerado afirmar que el Rottweiler es el perro perfecto, faltaríamos a la verdad si negáramos que está cerca.

PRECISA ENCAUZAR SU NATURALEZA TERRITORIAL, SIN POTENCIARLA CON CONDUCTAS NEGLIGENTES 

Muchos consideran al Rottweiler un perro perfecto Maluca Rivas, que convive con un magnífico Rottweiler, lo explica así: “Amón (así se llama su perro) es maravilloso. Me quiere, me obedece y me protege como un novio enamorado hasta las trancas”, dice entre carcajadas. Y quizás tenga razón, este trabajo sugiere que ciertos perros (y gatos) liberan oxitocina, el neuroquímico del amor, cuando están con su amo. A lo que Maluca argumenta que “cierto o no, Amón es algo celoso, pero sus celos son muy llevaderos”.

Solo pone cara de malo cuando alguien que no conoce entra en casa. Pero no ladra ni amenaza.

¿Llevaderos? “Sí —responde Maluca—, solo pone cara de malo cuando alguien que no conoce entra en casa. Pero no ladra ni amenaza. Solo mira. Vigila la escena fijamente. Y claro, inspira desconfianza, temor y vete tú a saber qué más. ¿Pero sabes lo más divertido? —nos pregunta Maluca con ironía—. Que Amón es un trozo de pan disfrazado de chico duro. No le he visto agresivo una sola vez en los cinco años que llevamos juntos”.

¿Mala fama? Los chuletones tienen la culpa

Los ancestros de Rottweiler fueron tipos duros. Dicen que sirvieron al ejército romano en su conquista por Europa. Pero donde en verdad forjaron su mala fama fue en la ciudad de Rottweil, en la Selva Negra (Alemania). Allí el Rottweiler era el perro perfecto: constitución fuerte, instinto protector, alta capacidad de aprendizaje… y una mordida digna de un león hambriento frente a su presa.

El Rottweiler es un perro perfecto solo para amos expertos En otras palabras: a la medida de las necesidades de esa ciudad. Veamos porqué. De allí salía la carne que alimentaba a las gentes de pueblos y condados cercanos. Los caminos eran difíciles y peligrosos, llenos de bandoleros, traficantes y gente de mal vivir. De tal modo que los carniceros vieron en él a su ángel custodio. Lo adoptaron como hijo predilecto y le instruyeron de modo preciso.

Le enseñaron a defender con su vida los sacos de chuletones y a sortear precipicios con la facilidad de una bailarina. El idilio del Rottweiler con los carniceros duró hasta que llegó el ferrocarril. La fiera de metal resultó ser mejor porteadora y algo más segura; además, no comía ni enfermaba. Y eso que el Rottweiler no es, precisamente, un pupas.

EL IDILIO DEL ROTTWEILER CON LOS CARNICEROS DURÓ HASTA QUE LLEGÓ EL FERROCARRIL

Pocos cuidados y mucho cariño

RottweilerEste can de aspecto fuerte y poderoso tiene una esperanza de vida corta: unos diez años, pero su salud es buena. Hay que vigilar la displasia de cadera y codo, controlar su alimentación, los problemas cutáneos y quererlo mucho. Es un tipo sensible. Una relación sin muestras de cariño podría desestabilizarlo. Y con seguridad le hará sufrir.

Su otra exigencia más importante es el ejercicio. Menos de 60 minutos al día es tentar a la suerte. Este aspecto resulta especialmente importante durante el primer año: la inactividad podría atrofiar sus extremidades y dar lugar a patas abiertas o mal constituidas. Por lo demás, los cuidados son mínimos: su manto es impermeable y repele la suciedad. Un cepillado a contrapelo con una manopla bastará para darle brillo. ¿Baños? Pocos y cortos.

SU EXIGENCIA MÁS IMPORTANTE ES EL EJERCICIO. MENOS DE 60 MINUTOS AL DÍA ES TENTAR A LA SUERTE

Por último, hay que señalar que su relación con niños, ancianos y personas de movilidad reducida es muy buena. Sin embargo, lleva mal convivir con otros animales, salvo que haya crecido con ellos. Más información en RSCE. Puedes consultar aquí el estándar de raza.

Rottweiler

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí