Todo lo que un perro puede hacer por ellos

Niños tímidos, convalecientes, con TDH, enganchados a las tecnologías...

367

“Quien tiene un perro tiene un tesoro”, afirma Mar Cañadas, psicóloga experta en niños que necesitan dar un empujón positivo a una realidad marcada por la timidez, el bullying, las tecnologías… Mar afirma que la compañía canina ha sido la salvación de muchos de sus niños, y asegura que “los perros deberían tener un apartado de honor en el DSM (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders)”. No hay razones para dudar de tan atrevida declaración.

Todo lo que un perro puede hacer por ellos

Este estudio, publicado en pediatric research, demuestra que la compañía de un perro estimula el desarrollo social y emocional de los menores de cinco años

Los niños son maravillosos, y también vulnerables. La sociedad actual no es la mejor preparada para ofrecerles un mundo exento de riesgos. Según datos de la Feaadah, el 6% de la población infantil sufre TDAH (Déficit de Atención con Hiperactividad). Otro estudio de la UNESCO denuncia cifras intolerables de acoso escolar, y según datos de Orange, más de un 36% de los adolescentes ha sufrido ciberbullying. Los datos son demoledores.

Según la psicóloga Mar Cañadas, “muchos niños absolutamente normales se ven desbordados por un mundo dominado por sus propios avances. Sufren ansiedad, aislamiento, agresividad…”. Y entre todos los recursos no químicos, Mar asegura que “los perros son una ayuda inestimable en todos y cada uno de los casos”. Gracias a la insistencia de esta psicóloga, empeñada en difundir los beneficios de la relación perro-niño, hemos seleccionado las razas más adecuadas para acompañar a los pequeños que necesitan algo más que su persona para afrontar problemas a los que, en realidad, no pueden enfrentarse solos.

La universidad de medicina de Cincinnati (EEUU) afirma en este trabajo que los bebés que conviven con perros son hasta cuatro veces menos propensos a tener eczemas

Un perro jamás podría sustituir a otro tipo de ayudas, aunque, tal y como afirma Mar, puede ser decisivo para la salud emocional del niño que atraviesa un mal momento: “muchos de mis pacientes no habrían podido sobrellevar sus dificultades sin su perro. Con toda la probabilidad, tanto el diagnostico como el proceso de recuperación habría sido peor y más largo”, señala.

Basset Hound
El mejor para niños enfermos o convalecientes

Estamos ante un perro leal, tranquilo y muy equilibrado, cualidades que se hacen aún más evidentes cuando convive con personas vulnerables (niños, enfermos, ancianos…). La razón hay que buscarla en una característica que el polifacético investigador Stanley Coren identifica como inteligencia adaptiva. Esto significa, a grandes rasgos, que el Basset Hound tiene iniciativa y habilidad para tomar –digamos- decisiones por sí mismo.

Pongamos un ejemplo: si dos pequeños se pelean, es posible que el animal decida interponerse entre ellos y dar por finalizada la trifulca. También podría optar por avisar a un adulto o por abroncarlos con una fanfarria de ladridos. Sin embargo, lo que probablemente haga sea proteger al más pequeño o vulnerable de los dos, con independencia de cualquier otra cuestión. Esto es así porque siente una debilidad natural por los más frágiles, y si además son críos pequeños, la debilidad se trasforma en locura. Esta cualidad lo convierte en una de las razas más adecuadas para acompañar a niños enfermos, a los que mostrará una ternura y una delicadeza que ya quisieran para sí muchos seres humanos.

BeagleTodo lo que un perro puede hacer por ellos
Un apoyo para los más tímidos

Posee una fabulosa capacidad de adaptación y es muy sociable y tolerante con otros perros. Estamos ante una raza que jamás dañaría a ningún niño, aunque se apellidara Barrabás. El Beagle soporta sin rechistar tirones de oreja, rabo y achuchones rompehuesos. En realidad, carece totalmente de agresividad. Lo suyo es jugar con propios y extraños, socializar con todo el mundo y dar media vuelta si se avecina pelea. Estamos ante una de las mejores razas posibles para niños que necesitan un empujón para mejorar sus relaciones sociales. La simpatía del Beagle le abrirá nuevos caminos de amistad, y su tolerancia con otros perros menos sociables le dará que pensar.

ℹ️ ¡GUAUUU! TODO SON BENEFICIOS

Un perro puede liberar a los niños de muchas cargas psíquicas. Está demostrado que es un apoyo para niños y jóvenes con problemas de conducta, y que han evitado más de una depresión. Los beneficios que aporta son muchos. Estos son solo algunos de los más relevantes:

  • AUMENTA LA AUTOESTIMA. Es un compañero que nos quiere sin hacer preguntas. A él no le importa si su dueño es bajito, no hace los deberes o nunca lleva camisetas de marca.
  • AYUDA A RELACIONARSE. Un perro siempre será motivo de conversación. En el parque, en clase o con los vecinos.
  • INVITA AL MOVIMIENTO. Los paseos diarios y salidas al campo supondrán una obligación para los niños, que tendrán que aumentar el tiempo diario de ejercicio.
  • MEJORA LA CONDUCTA DE LOS REBELDES. Cuando un niño difícil se hace cargo de un ser vivo, su carácter se suaviza. La receptividad del perro es terapéutica, y muchos descubren lo importante que es sentirse queridos, y querer.
  • ELIMINA TENSIONES. El mero hecho de acariciarlo relaja la tensión después de, por ejemplo, recibir una bronca. Esto impedirá que el niño se sienta demasiado incomprendido o dolido.
  • INCREMENTA LA DISCIPLINA. Los cuidados del perro exigen ciertas rutinas, lo que obligará al pequeño a organizar parte de su tiempo.
  • DESPIERTA EL SENTIDO DEL HUMOR. Los perros son espontáneos, pícaros y despiertos. Actúan en base a su instinto y son especialistas en arrancar sonrisas de la cara más malhumorada.

Todo lo que un perro puede hacer por ellos

Pastor de Brie
El bastión de los hiperactivos

Lleno de energía y casi tan resistente como Conan el Bárbaro, es capaz de dejar KO al pequeño más activo. El Pastor de Brie nunca se cansará de jugar y corretear con su pequeño amo. Le seguirá allá donde vaya y jamás le negará una invitación al movimiento.

La relación entre ambos puede alcanzar un altísimo grado de complicidad. No solo ayudará al pequeño a gastar su exceso de energía, también le proporcionará apoyo incondicional en todo momento, algo de vital importancia en los casos de TDHA.

Como buen pastor y guardián, tiene un gran instinto de protección y es bastante receloso con los extraños: si alguien se acerca con malas intenciones a su pequeño amo, saldrá mal parado. Pero que no cunda el pánico, el Pastor de Brie tiene un temperamento perfectamente equilibrado y un carácter excelente. Solo actuará si la situación lo requiere, lo que tampoco es necesariamente malo.

Bóxer
Un contrapeso a la adicción tecnológica

El Bóxer reclama atención y juegos continuos, y jamás va a permitir que su amo lo ignore o lo cambie por un aparato tecnológico, no al menos sin antes llamar su atención un centenar de veces, y de los modos más dispares (y divertidos) posibles. Adora a todos los niños, no escatima muestras de afecto y está lleno de recursos para estimular a los pequeños que han perdido interés por el mundo real. Es el azote de la adicción tecnológica, el enemigo del videojuego; la raza ideal para desenganchar de Youtube.

Conviene señalar que no es apto para críos tranquilos, silenciosos o muy ordenados; al Bóxer le gusta muchísimo armar –sano- jaleo allá por donde va. Es un tipo de lo más divertido, y tan tozudo que no perderá la guerra (sí alguna batalla) contra los aparatos que le roban a atención de su amo. Su amo es suyo. ¡Faltaría más! Un último dato: tiene un carácter tan abierto e impulsivo que necesita ser educado con concierta firmeza.

© Cecilia Malmlund / Pixabay

Labrador Retriever
Un terapeuta contra el bullying

Según un estudio del instituto de estadística de la UNESCO, uno de cada tres adolescentes sufre acoso escolar en el mundo. En España, según el informe CISNEROS X, uno de cada diez niños es víctima pura. Las víctimas necesitan, entre otras muchas cosas, reconocer sus emociones, gestionar su estrés y recuperar la autoestima. Y todas las mascotas, y los perros en especial, contribuyen eficazmente a estos objetivos. Mar Cañadas nos cuenta que los pequeños que sufren bullying y tienen perro “lo convierten en su confidente, le cuentan todo aquello que no se atreven a confesar a los adultos y liberan más fácilmente la tensión acumulada. Esto les proporciona inmensos beneficios”.

Una de las razas más adecuadas -aunque no la única- para niños que lamentablemente sufren o han sufrido este tipo de maltrato es el Labrador Retriever. Su entrega y disposición de servicio están sobradamente demostradas. Sin embargo, su sensibilidad para detectar el sufrimiento y su delicadeza para reconfortar al sufriente no están debidamente reconocidos. Todas estas características hacen de él un terapeuta totalmente incondicional de su amo.

Collie
El amigo de los NAS (Niños Altamente Sensibles)

Los pequeños NAS son una bendición para el mundo. Su maravillosa manera de sentir y de pensar les confiere superpoderes creativos y empáticos. Son pequeños artistas cariñosos, intuitivos, solidarios, inteligentes y brillantes, aunque “tener las emociones a flor de piel conlleva cierto sufrimiento”, advierte Mar.

Una de las características NAS es la gran capacidad de reflexión. “Los sentidos están siempre alerta. Estos niños captan y procesan muchos datos de su entorno y tienden a ser perfeccionistas. Sufren altibajos emocionales y tienen que aprender a controlar el estrés y la frustración”, advierte Mar.

En estos casos, la compañía de un perro será un bálsamo para sus emociones. Y podemos afirmar, sin margen de error, que el Collie es un compañero estupendo. No es una raza ladradora ni bulliciosa (no lo soportarían), pero sí muy intuitiva y cálida. Perfecta para críos sensibles que buscan más un confidente que un colega de juegos. Inmejorable para niños que necesitan un amigo que les haga sentir seguros.

ℹ️ LOS DATOS NO MIENTEN (Y SON DEMOLEDORES) 

  • Las adicciones tecnológicas ya han sido reconocidas por la OMS como un problema de salud pública que comienza a los siete años de edad.
  • Sobre el acoso escolar, un informe de Save the Children revela que más de la mitad de los niños españoles ha sufrido violencia o humillación en el colegio. La mayoría denuncia burlas, rumores maliciosos y golpes.
  • El sedentarismo alcanza al 55,4% de niños y adolescentes españoles entre los 9 y 17 años de edad, según un estudio de la Fundación Española de la Nutrición (FEN).
  • El sobrepeso y la obesidad entre los niños en edad preescolar (de 0 a 5 años) supera el 30% en términos globales. Según estudio de la OMS
  • El aislamiento social que sufren los niños enfermos aumenta su vulnerabilidad emocional. Los riesgos de ansiedad y depresión se multiplican en el afectado y su familia, según un trabajo del catedrático de pediatría Alvarez Guisasola.
  • La timidez extrema no tratada en la infancia puede dar lugar a futuros cuadros clínicos de fobia social, ansiedad o depresión. Así se deduce de varios estudios consultados por The Pets.
  • Los diagnósticos de autismo van en aumento, según confirma Autismo España. Casi el 80% de las personas identificadas con este trastorno son menores de 21 años, según datos de la misma entidad. Autismo Galicia afirma que hay un caso de TEA por cada 100 nacimientos.
  • Los diagnósticos de PAS (Personas Altamente Sensibles) no reflejan la realidad. Se sospecha que el PAS afecta hasta al 20% de la población.
  • Los niños NAS no tienen fácil diagnóstico. Se estima que entre un 15% y un 30% de la población infantil lo son en algún grado. El ensayo más completo sobre NAS lo encontramos en The Highly Sensitive Person, de Elaine N. Aron.

Golden Retriever
Asperger y TEA también tienen su raza

Cuando un pequeño sufre TEA (Trastorno de Tipo Autista), asperger u otro problema que limita su capacidad de relación social, se necesita algo más que una raza tolerante. Resulta imprescindible que al animal le encante estar rodeado de gente, especialmente de niños. Debe buscar su compañía y disfrutar de ella.

No podemos olvidar, tampoco, que a estos pequeños las razas demasiado juguetonas les intimidan, y si el animal es demasiado ladrador, les creará ansiedad. Por si esto fuera poco, es imprescindible que el perro, además de paciente y equilibrado, aprenda rápido. Estas cualidades son sobresalientes en el Golden Retriever. Ningún perro juzgará a estos pequeños por sus limitaciones, pero quizás sí se cansen de invitarles a interactuar. El Golden, jamás. Los aceptará tal y como son y los querrá incondicionalmente. Esta es su principal baza.

Como valor añadido, su inteligencia le lleva a aprender muy rápido, y puede ser adiestrado para ayudar al niño a recoger cosas del suelo, abrir o cerrar puertas e, incluso, a pulsar botones. Mar añade que “el papel del perro es clave para que el niño rompa la barrera de la comunicación con el mundo exterior”.

© ThePets

Cavalier King Charles
Un soporte emocional para calmar rabietas

Todos los seres humanos nos enfadamos. Los niños también lo hacen cuando se sienten amenazados. Algunos reaccionan con gritos, patadas y otras actitudes iracundas. Mar explica que los perros ayudan a contener y a canalizar las emociones negativas. “Pueden incluso calmar y contener la ansiedad de los niños menores de tres años”. ¿Cómo? “No es fácil de explicar –advierte Mar. Todo sucede a nivel químico. Si el niño está enojado o triste, y el perro acude a consolarlo, su cuerpo liberará sustancias que calmarán el estrés y la ansiedad, y las emociones negativas darán paso a otras más positivas”.

Para que esto ocurra, perro y niño deben haber creado un vínculo. Es importante que la raza «sepa leer» los sentimientos de su pequeño amo y actuar con rapidez. No es necesario adiestramiento alguno, hay razas naturalmente aptas para ello. El Cavalier King Charles es una ellas, pero no la única. La hemos elegido porque, además, en ella confluyen otras virtudes. Su aspecto incita al achuchón incluso en los momentos más tensos, es muy cariñoso y jamás dejará de consolar a su pequeño amo, aunque en el intento reciba una fortuita patada.

Bichón Maltes
Coach de lujo para sedentarios

El mero hecho de tener un perro ya cambia la rutina de toda la familia. Hay que pasearlo un mínimo de 15 minutos tres veces diarias. Dicho esto, hay perros más adecuados que otros para incitar al movimiento. No se trata de adoptar una raza con mucha necesidad de ejercicio, sería contraproducente; bastará con que sea juguetona, haga buenas migas con el pequeño sedentario y disfrute saliendo al campo. Y el Bichón Maltés es muy buena opción.

Son sumamente cariñosos y juguetones en sus primeros meses, lo que contribuirá a crear un vínculo fuerte entre niño y perro. Según va creciendo, se vuelve más tranquilo, pero nunca renuncia a juegos ni a carreras. El truco está en responsabilizar al niño de los hábitos de paseo, que son muy razonables en el Bichón y no suponen gran esfuerzo. Durante las salidas al campo, el Bichón disfrutará de tal modo corriendo con su amo, que hay que ser muy holgazán para no acompañarlo.

 

¿Tienes alguna historia que quieras compartir con nosotros? Estamos impacientes por leerla; déjanos un comentario. Estos artículos y muchos otros los podrás encontrar en The Pets. Imágenes: PixabayPexels | Envato | 123RF

1 COMENTARIO

  1. Me ha encantado el reportaje… que buena “terapia”!! Y me ha chiflado la web!!!! Que variada, que cantidad de contenido y que bien explicado todo. Enhorabuena y graaaacias!!!!!
    Blanca D-T.
    Que buena labor…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí