Pastor Alemán

El perro perfecto

2083
Pastor Alemán

Cuando un Pastor Alemán interactúa con el hombre su organismo libera oxitocina. Se trata de la misma sustancia que segrega el cerebro para crear vínculos íntimos entre humanos. Algunos expertos creen que la relación del Pastor Alemán con su dueño es semejante a la de un enamorado. Si crees que ya lo sabes todo sobre la raza, necesitas leer este trabajo

Estamos en Alemania, en la segunda mitad del siglo XIX. Un capitán de caballería inspecciona el trabajo de dos perros pastores. Se llama Maximilian von Stephanitz y va a pasar a la historia. Pero él aún no lo sabe. De momento, solo observa los perros.

EL DÍA QUE TODO CAMBIÓ

Pastor AlemánNo es fácil saber qué ocurrió, pero algo impresionó –y mucho- al capitán. Dicen que la obediencia y destreza de esos animales le dejó en shock. Pero sin duda hubo algo más. Ese mismo día las prioridades de Maximilian cambiaron. “Fue casi una revelación”, explica Agustín Duró, criador jubilado con más de 25 años de experiencia. “El capitán lo abandonó todo. Incluso su carrera militar quedó en un segundo plano. Ese día, von Stephanitz decidió, de algún modo, convertirse en `padre´ de la saga canina más virtuosa del mundo”, asegura el criador.

LOS CACHORROS TIENEN LAS OREJAS CAÍDAS. EN ALGUNOS CASOS NO LAS LEVANTAN HASTA LOS OCHO MESES

Pastor AlemánEl capitán alemán inicia así un proyecto ambicioso, casi obsesivo, que le lleva a peinar la geografía alemana. Busca un perro pastor con excelentes cualidades físicas y psíquicas. Su objetivo es servirse de él para diseñar un plan de cría que refuerce virtudes y elimine defectos.

Y MAXIMILIAN ENCONTRÓ A HÉCTOR

Cuenta la historia que el ejemplar cero lo encontró en una exposición canina de Cochem, al oeste de Alemania. El elegido se llamaba Héctor. Era un animal vigoroso, inteligente y con mucho carácter. Aseguran que tenía una musculatura imponente y que su aspecto recordaba al de un lobo europeo. Es decir, pelo abundante, color grisáceo y cola grande y tupida.

No sabemos por qué, pero el capitán lo rebautizó como Horand antes de inscribirlo como el primer Pastor Alemán de la historia en el club que él mismo creó dos semanas después de su hallazgo.

Horand tuvo más de 150 hijos y vivió como un rey hasta el final de sus días. Dicen que sus cenizas fueron esparcidas desde la cima del monte Zugspitze, el más alto de Alemania. Hay quien afirma que los lobos de la zona aullaron varios días tras su muerte. Y aunque no es razonable dar por cierta esta leyenda, sabemos que el aullido grupal es un estallido emocional que, entre otras cosas, expresa tristeza.

El Pastor Alemán de un vistazo

 

Alzada: machos, de 60 a 65 cm; hembras, entre 55 y 60 cm
Peso: de 30 a 40 kg, machos; entre 22 y 32 kg las hembras
Temperamento: el pastor alemán puro es equilibrado, seguro de sí mismo y leal. Excelente perro de guarda y de familia.
Precio: Un ejemplar con pedigrí cuesta entre 450€ y 750€. Los linajes de prestigio son más caros.
No olvides que: necesita ejercicio diario y una educación precoz basada en el refuerzo positivo. Tiene un apetito voraz que, sin control, echará a perder su figura y su salud.
Más información: Real Club Español del Pastor de Perro Alemán (Ceppa), Sociedad Española de Criadores de Pastor Alemán (SECPA), FCI
Estándar racial: aquí

NO LE PONGAS A PRUEBA

Rex vio que su dueño de 16 años estaba en apuros. Dos hombres habían entrado en su casa y lo amenazaban con un arma. Se interpuso entre ellos y recibió varios balazos, pero logró salvar la vida de su amo. Tras los disparos, los delincuentes huyeron. Rex es un Pastor Alemán que aún vive. Los hechos sucedieron hace pocos años y puedes conocerlos aquí.

El acto heroico de Rex no es una excepción. El Pastor Alemán puro es un tipo valiente de decisiones rápidas. Si la situación lo exige, entregará su vida con la misma naturalidad con la que cualquier abuela cuajaría una tortilla para la cena de su nieto. Y también con el mismo cariño.

El Pastor Alemán es tierno cómo una madre y protector como una loba. “Nadie en su sano juicio debe poner a prueba la decisión de estos perros. Si un ejemplar de esta raza sospecha que su amo corre peligro, nada en el mundo será capaz de frenarlo”, asegura Agustín Duró.

En otras palabras: sus colmillos se afilan solos si algo o alguien amenaza a los suyos. Ojo al dato.

SUS COLMILLOS DAN (MUCHO) MIEDO. Y CON RAZÓN: SON CUCHILLOS JAMONEROS

UN PERRO AGRADECIDO

Pastor AlemánMicalea Fonsi es una científica italiana que estudia las características únicas de esta raza. Sus pesquisas ofrecen algunas pistas sobre la lealtad sin fin de este perro por su amo. Micaela es reacia a las entrevistas porque “las preguntas descontextualizan –asegura-. Prefiero explicar qué hacemos. Y si hay dudas, las aclaramos juntos, pero sin salirnos del guion”, nos sugiere. Y como experta de primer orden que es, no será Thepets.es quien le niegue la mayor. Estas son sus palabras:

“El Pastor Alemán puro es un amante de élite, un gentleman a la vieja usanza. Su inteligencia es superior a la media, por encima del Border Collie, al que un ranking poco científico le otorga el primer puesto. Estamos estudiando la raza para, entre otras cosas, averiguar si es capaz de sentir gratitud. Siempre hemos creído que esta emoción pertenece solo a los humanos. Pero no es así. Estamos muy cerca de demostrar que el Pastor Alemán puro es el único perro que ve a su amo como un bienhechor al que hay que proteger. ¡Se siente muy agradecido! Y ese es el motor que lo vincula al amo. A diferencia de otros perros, el Pastor Alemán puro no se muestra fiel por pulsión o impronta, sino de modo racional. La capacidad cognitiva de esta raza es compleja y súper evolucionada. Sus emociones son –digamos- muy humanas”, concluye Fonsi.

por SU INTELGENCIA, hay incluso qUIEN LE ATRIBUYE CUALiDADES CASI HUMANAS

ENAMORADO DE SU AMO

Esas orejas… 

 

Son de tamaño medio y terminan en punta. Los adultos las llevan erguidas y es un defecto si se doblan o cuelgan. En movimiento o en reposo, suelen tenerlas hacía atrás. Muchos cachorros no las levantan hasta pasados varios meses. Es lo normal y no necesitan complementos ni intervención alguna

Entre los hallazgos más significativos de la experta italiana y su equipo está una vieja conocida de las grandes emociones humanas: la oxitocina. “Hemos comprobado que el Pastor Alemán libera oxitocina cuando interactúa con su dueño. Es la hormona del amor, la misma sustancia que se libera para crear vínculos íntimos entre humanos”, aclara la experta.

Sin embargo, una investigación neuroquímica de perros y gatos realizada en 2014 ya reveló que estos animales liberan oxitocina. “Conozco bien el estudio del profesor Paul Zak –aclara Fonsi-. Sus conclusiones nos han ayudado en la investigación. Su trabajo, no obstante, evalúa la biológica entre animales. Nuestro estudio es diferente. Nosotros hemos medido los picos de oxitocina cuando el Pastor Alemán interactúa con su amo. Y hemos registrado porcentajes superiores al 200%. Valores así solo se dan entre enamorados. Esto significa que el Pastor Alemán nos quiere tanto como el novio o la novia. Con la diferencia de que él no sufre bajones. ¿Sabes qué significa esto? Que su amor es, en verdad, incondicional”, apunta Fonsi.

SI NO HACE SUFICIENTE EJERCICIO, TIENDE A DESTRUIR OBJETOS. Y LOS DAÑOS PUEDEN SER IMPORTANTES

ESTO SÍ ES AMOR DEL BUENO

Pastor AlemánPodríamos decir, entonces, que el amor de esta raza por su amo deja exangües las pasiones de Marco Antonio por su mítica Cleopatra, que no fueron poca cosa. En este contexto, es fácil entender a Agustín Duró, quien con una seguridad que nadie se atrevería a cuestionar apunta que “no hay nada en el mundo que pueda ensombrecer el apego de un Pastor Alemán por su dueño. Su fidelidad no desaparece nunca, aunque el amo cometa la crueldad de abandonarlo”, concluye.

Si bien es cierto que ningún perro es capaz de comprender que ha sido abandonado –por mucho que Duró afirme que el Pastor Alemán no solo lo sabe, sino que también lo perdona –, la pasión que la raza siente por el hombre está fuera de toda duda. Da igual lo que su dueño haga. Si es necesario, lo acompañará hasta la mismísima puerta del purgatorio, porque ningún amo de Pastor Alemán podría ir al infierno. Su perro ya se encargará de evitarlo.

SU CONFIANZA Y ENTREGA NO TIENEn LÍMITES. los VÍNCULOs QUE ESTABLECE son SORPRENDENTEs

LADRADOR Y BUEN MORDEDOR

Esta entrega es, no obstante, un arma de doble filo. Una educación malintencionada podría convertirlo en un animal peligroso. Su inteligencia y fiereza están muy por encima de otras razas, y pobre del que se cruce con un Pastor Alemán al que le da por hacer el mal. Este video es una muestra de ello. Avisamos de que las imágenes pueden herir la sensibilidad.

Pastor AlemánFranco Esposito, psicólogo canino y miembro del equipo italiano de Micalea Fonsi, explica que “el Pastor Alemán puro no es agresivo, pero si lo adiestran para ser un violento, superará todas las expectativas. No le faltan condiciones físicas ni psíquicas para alzarse como el más temible de los perros”, asegura.

EDUCAR CUERPO Y MENTE

Su educación debe ser precoz. Centrada en el refuerzo positivo y en la colaboración. Lo ideal es que las clases incluyan desafíos mentales y físicos. Franco Esposito advierte de la necesidad de atender cuerpo y mente. “Debe haber desgaste, ejercicio, complicidad, retos, estrategia… El Pastor Alemán puro es una raza fascinante. Bondadosa. Equilibrada. Inteligente. Es un prodigio físico y metal. Aprende rápido y disfruta mucho los entrenamientos”, subraya Esposito.

Un Pastor Alemán educado de modo negligente echará a perder muchas de sus virtudes y será complicadísimo encauzarlo. A los tres meses ya está más que preparado –y bien dispuesto- para recibir sus primeras clases. También es fundamental ponerle límites desde el primer día.

EXISTEN EJEMPLARES DE PELO CORTO Y LARGO. AMBOS SUELTAN PELO DURANTE TODO EL AÑO

Franco Exposito también hace hincapié en una necesidad primordial: ejercicio diario y abundante. “Si no tiene el desgaste físico adecuado se volverá nervioso. Y es muy posible que libere tensiones destrozando mobiliario y tapicerías”, advierte el experto. Como mínimo, deberá recorrer unos 10 km diarios, aunque algunos ejemplares pueden demandar bastante más. Lo ideal es sacarlo tres veces diarias para que corra a sus anchas y socialice.

UN ATLETA DE ÉLITE

Pastor Alemán
Jozef Fehér / Pexels

Elegante, con cabeza bien proporcionada, patas poderosas, largas y diseñadas para correr. Todo su cuerpo es un prodigio. Puede alcanzar una velocidad de 48 km/h, mucho más que la mayoría de los otros perros. Y cubrir distancias de hasta 20 km sin necesidad de descansar. No en vano tiene un tórax amplio con muy buena capacidad pulmonar. Conviene aclarar, no obstante, que solo mantienen su máxima velocidad unos 10 minutos, pasado ese tiempo la ralentiza.

Sus males son…


Aunque es un perro sano, existen enfermedades hereditarias, como la displasia de codo y cadera. Por eso es importante acudir a criadores certificados que garanticen que el cachorro es hijo de padres que no sufren la enfermedad. La mielopatía degenerativa, también hereditaria, afecta a cada vez más ejemplares. Lo mismo que las cataratas y los problemas cutáneos. Su esperanza de vida se sitúa en torno a los 13 años.

Los músculos implicados en su galope son poderosos y de contracción rápida. Perfectos para rendir al máximo en unas 8 zancadas. Esta rapidez, unida a su instinto depredador, le llevará a perseguir con gusto las liebres y los conejos silvestres. Sin embargo, si está bien educado, respetará a las mascotas domésticas, aunque sean roedores.

Con los niños mantiene relaciones idílicas. Los adora y los consiente como una abuela primeriza. Cuando está con ellos, toda su atención se focaliza en mantenerlos seguros y disfrutar de sus caricias. Si quieres ver hasta qué punto puede llegar esta raza, echa un vistazo a estas imágenes grabadas en China. No hay truco. No es fácil ver un cúmulo tan equilibrado de inteligencia, instinto protector y mano izquierda. Recuerda que es un perro, aunque bien podríamos comenzar a dudarlo…

¿Por qué no hay ejemplares blancos?

 

Pastor AlemánEl abuelo de Horand (o Hector), el primer Pastor Alemán registrado, era blanco. Nacieron varias crías de ese color y todas se registraron en el Libro de los Orígenes. Sin embargo, cuando el ejército nazi incluyó al Pastor Alemán en sus filas, exigió eliminar todos los ejemplares de color blanco. Creían que trasmitía, además de mal carácter, ceguera, sordera y problemas de piel. En 1930 ese color se constituyó como falta descalificatoria y se prohibió la cría de ejemplares blancos.

 

Sin embargo, los pastores blancos sobrevivieron a la caza de brujas, aunque como una raza diferente. Hoy, el pastor blanco suizo es algo más grande que el alemán y su constitución de asemeja mucho al perro pastor original.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí