¡Este perro está gordísimo!

Que adelgace, pero sin riesgos

Perro gordo, debe adelgazar con cuidado

Todo perro sano vendería su rabo por unas migas de pienso. Si se le da rienda suelta, comería hasta transformarse en una rueda de camión. ¡Cuidado! Un perro obeso es un seguro candidato a la enfermedad. Pero adelgazar sin riesgo es algo más que reducir calorías.

 

¿Qué es exactamente la obesidad? Un exceso de grasa que altera las funciones normales del cuerpo, predispone a la enfermedad y disminuye la longevidad. Un perro está gordo cuando su volumen supera en un 15% su peso ideal. Y aunque ningún amo busca que su compañero canino se vuelva obeso, lo cierto es que los kilos no se ganan de la noche a la mañana. A un perro gordo se le ve a distancia; al que está en proceso de ello, no.

Averigua si tiene sobrepeso

Para saberlo, palpa las costillas del animal. Si te cuesta notarlas, mala señal. Ahora observa su cintura: si no está bien definida, hay que ponerlo a dieta. Y si además notas formaciones adiposas en la cola y su zona lumbar está “acolchada”, hay que hacerlo con urgencia. Las consecuencias de la obesidad canina son serias: artritis, fallos cardiacos, problemas respiratorios, diabetes mellitus, flatulencias…

El exceso de comida siempre está detrás de los kilos, pero no como único factor: la falta de ejercicio y la predisposición racial ayudan. Además, existen ciertas alteraciones hormonales y metabólicas que harán engordar al perro sin motivo aparente. Los ejemplares castrados también ganarán más peso. Eso sin olvidar que un amo rellenito tiene más posibilidades de pasar por alto los excesos de su perro. También existen falsas creencias que contribuyen. No son pocos los veterinarios que saben que en algunas familias todos dan picoteos extras al perro ¿Por qué? Cada uno cree que su mascota le querrá más que al otro por ello.

“Un perro está gordo cuando supera en un 15% su peso ideal”

Los (buenos) hábitos desde cachorro 

“A un perro gordo se le ve a distancia, pero no al que está en proceso de serlo”

“Algunos amos no son conscientes de los altos riesgos que tienen para el animal los kilos de más”, advierte Travis Brorsen, entrenador canino y protagonista de Mascotas a dieta, un programa de la TV estadounidense que enseña buenos hábitos de alimentación canina y felina. Este entrenador señala que el ejercicio es importante para prevenir la obesidad. Sin embargo, “cuando ya están muy gordos, les costará moverse, lo que iniciará un peligroso círculo vicioso”.

Una buena alimentación comienza en la infancia. Un cachorro sobrealimentado será un adulto obeso: durante el crecimiento multiplicará el número de células y tejidos adiposos, lo que le inclinará con seguridad al sobrepeso.

Susana Cacho, veterinaria asesora de The Pets, también hace otra advertencia: jamás hay que compartir nuestra comida con el perro. “No solo por el aporte extra de calorías, también por salud, higiene y educación”, concluye. Si un cachorro no tiene claro que cuando su familia come él debe permanecer al margen, algo se está haciendo mal.

Cómo llegar al peso óptimo

 

1- Reunión familiar: todos deben mentalizarse de que el perro debe adelgazar.

2- Establecer una meta: Hay que decidir, previa consulta al veterinario, cuánto peso debe perder. Apuntar el peso actual, el deseado y los progresos.

3- Aumentar su plan de ejercicio de modo progresivo. Si está muy gordo y le cuesta moverse, se hará muy poco a poco.

4- Alejarlo de la mesa No debe estar alrededor cuando la familia coma. Tampoco merodear cerca cuando se preparan los alimentos.

5- Dividir la ración en varias tomas. Así calmará su ansiedad

6- Déjate aconsejar por el veterinario. Puede que solo haya que reducir la cantidad. No siempre se necesita recurrir a piensos específicos.

7- Fuera chuches y complementos. Da igual que sean bajos en calorías.

8- Hay que controlar su peso. Bastará con pesarlo una vez por semana.

9- Debe comer solo. Nunca le des de comer al mismo tiempo que a otros perros o gatos. No debe estar presente mientras las otras mascotas comen.

10- No sientas lástima por él. Le estás ayudando a vivir mejor y más tiempo. Un perro gordo no tiene buena calidad de vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí