Quete y José

Una amistad de toda la vida

Imaginemos a un niño de apenas año y medio que alzando los brazos repite con insistencia “quete, quete y requeté”, hasta que al final logra que lo “quetan” (lo cojan) en brazos. Ese niño es José, el dueño de Quete, la tortuga que llegó a su casa allá por 2003. “Y como no podía ser de otro modo, mis padres la bautizaron con la palabra que más les hacía reír: Quete”, nos explica José, su dueño, cuya altura actualmente bien podría ser la envidia de cualquier aspirante a la NBA.

Esta joven Tortuga compartió infancia con una compañera de caparazón duro y salud frágil. “Lules se murió a causa de una infección en los ojos”, asegura José. Sin embargo, lo que posiblemente acabó con la vida de Lules fue una hipovitaminosis A. Esta carencia primero provoca una inflamación en los párpados y, después, otras alteraciones que ponen en peligro la vida de estos galápagos, sobre todo si son jóvenes.

Hay que cuidar su alimentación, porque de lo contrario puede padecer inflamación en los párpados y otras alteraciones

Afortunadamente, la dieta de Quete es variada y contiene todo lo necesario para mantenerla en forma. “Devora lechuga a la velocidad del rayo, pero lo que de verdad le gusta son los camarones. También come pollo, pescado, gambas, mejillones, caracoles y pienso mojado en agua”, explica José, que ha sabido recrear para su mascota un hábitat envidiable, con estanque propio, jardín y menú a la carta cada tres días. “Estas tortugas necesitan una buena alimentación, no solo en calidad, también en cantidad”, señala.

Un solete de tortuga

Quete, que pertenece a la especie Mauremys leprosa, tiene la adicción propia de los galápagos: tomar el sol a tutiplén. “Es como un reloj. A las 10 AM sale del agua y se va a unas rocas para tomar los primeros rayos de sol, justo los mejores. Los que menos radiación tienen. Y cuando el calor comienza a hacer de las suyas, se vuelve a su estanque”, explica José. Y es que las leprosas (vaya nombre feo que le han puesto…) no pueden vivir sin luz solar, aunque siempre huirán del calor extremo.

La Mauremys leprosa no puede vivir sin luz solar, aunque siempre huirá del calor extremo

Y hablando de huidas, José nos cuenta que en una ocasión llevaron un cachorro de perro a su casa. Y como no podía ser de otro modo, el perrillo fue a conocer a Quete a su modo, y la sorpresa se la llevaron todos: “al primer golpe de hocico, comenzamos a oler a rayos. Al cachorro le importó un bledo y siguió hurgando con su nariz el caparazón de Quete, pero nosotros no dábamos crédito. En un segundo, Quete se lanzó a la carrera en dirección a su estanque, dejando el ambiente cargado de un aroma apestoso”.

La reacción de Quete es de lo más normal y demuestra que está en plenitud de condiciones. Estas tortugas son muy pacíficas y no se enfrentan a los depredadores. Generalmente se defienden de ellos ocultándose en su caparazón, pero también emiten descargas que huelen a rayos para alejarlos, y eso es lo que hizo Quete, para sorpresa de su familia e indiferencia de la nariz que la olisqueaba.

GENIO Y FIGURA                                                                                                                                                                         La familia de Quete es muy popular en la Península Ibérica. Puede encontrarse de modo natural en ríos, arroyos, embalses e incluso charcas. Pueden hibernar entre noviembre y marzo, pero no siempre lo hacen. Su esperanza de vida está en torno a los 30 años y alcanza hasta los 25 cm de largo, aunque lo habitual es que se queden en unos 18 cm. Es una especie protegida.                                                                                                                                                                  Desde 2006 no pueden venderse ejemplares. Quete llegó a casa de José en 2003, con toda su documentación en regla. Hoy, Quete no cambiaría su palacio-estanque por ningún río. De hecho, al haber vivido en cautividad toda la vida, sería presa fácil de cualquier depredador de diente fino.                                                   

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí