Quienes tonteen con la idea de comprarse un West Highland White terrier deben saber dos cosas:  1) es un perro maravilloso, casi más bonito por dentro que por fuera; 2) coloquialmente le llaman Westy… el tozudo. ¿Moraleja? Átalo en corto y quiérelo mucho

Al Coronel Malcolm de Poltalloch, aguerrido caballero escocés, se le hizo el corazón trizas cuando, por error, mató a uno de sus Terrier de un disparo. La culpa la tuvo el color. La víctima lucía un pelo rojizo casi idéntico al zorro que perseguía. Su dueño juró que haría lo posible para enmendar su error. Y así fue. A partir de ese momento inició una selección y cría de Terrier con el único objetivo de lograr un Terrier blanco, color que jamás volvería a ser confundido con el de un zorro.

Esta historia es rigurosamente cierta. De hecho, aquellos primeros ejemplares vestidos de blanco se llamaron Pol-talloch, en honor a su creador.

Adiestrarlo es fácil: tiene masa gris, disposición y buenos reflejos

Lo que aún se desconoce es la verdadera identidad del árbol genealógico de los perros que el coronel alistó, aunque teorías hay para dar y tomar. La más extendida es que por sus venas corre sangre de Scottis, Cairn y Skye Terrier.

El diablillo se viste de blanco

Geniudo, juguetón, tirano, embustero, pícaro… el Westy –nombre corto y popular del West Highland White Terrier- ha recibido todo tipo de calificativos. ¿Qué hay de cierto en ellos? El estándar del West Highland lo describe como un can altivo, pleno de ardor, rústico, con una cierta dosis de amor propio y aire malicioso, aunque también añade adjetivos más positivos como vivaz, juguetón, con coraje, independiente pero afectuoso. Un tipo curioso el West Highland.

Para limpiar los flecos sucios, utiliza paños limpios empapados en agua jabonosa y acláralo bien

West Highland White Terrier

Julián Minas, que conoce la raza desde hace tres lustros, tiene autoridad para definirla como “un diablillo vestido de blanco”, aunque su amor por la raza le distraiga la objetividad al punto de decir que “el Westy no es una raza testaruda. Lo que ocurre es que se trata de un animal muy inteligente con capacidad de decisión”.

 

¿Ángel o demonio? Depende

Inteligente es, de acuerdo, pero a tozudo pocos le ganan… “A ver –replica Julián-. Es posible que sea algo trasto. Todos los Terrier lo son, pero no más que otros…”. Como buen admirador del Wet Highland White Terrier, nuestro experto se resiste a quedarse en una descripción superficial. Y hace bien, el Westy tienen muchos matices.

El Whesty de un vistazo

 

Peso: entre 7 y 10 kg.
Alzada: entre 25 y 28 cm.
Temperamento: tenaz, algo independiente pero afectuoso. Su relación con los niños es buena. Con otros perros muestra actitudes dominantes. Necesita socializarse desde muy pequeño.
Precio: Pueden encontrarse buenos ejemplares a partir de 650 euros. Los descendientes de campeones multiplican esta cifra, pudiendo llegar a situarla en más de 1.800 euros.
No olvides que: necesita una educación firme pero justa. No puede convivir con mascotas menores a las que pueda dar caza. Es muy activo. La falta de ejercicio lo hará enfermar.

 

Más información: Club Español del Terrier

Es una raza con temperamento, muy valiente y extraordinariamente segura de sí misma. Estas cualidades pueden hacer de él un ángel o un demonio. ¿De qué depende? “Educación, vínculo y actividad son los pirares de su equilibro– señala Julián-. Esto significa que un Westy bien entrenado, con un amo cariñoso de ejerza un liderazgo justo, es un Westy feliz”, concluye nuestro experto.

Si además el amo satisface a diario sus necesidades deportivas, no le priva de caricias, pero tampoco lo consiente, y se ocupa de que esté bien socializado desde cachorro, vivir con él será una aventura exenta de conflicto, o casi… Porque testarudo es un rato, y que Julián nos perdone el atrevimiento.

Reeducando al trasto

Cuando le preguntamos a Julián Minas sobre cómo mejorar la convivencia cuando las cosas no se han hecho bien desde el principio, nos contesta con un rotundo “no es posible”.

Por fortuna, de inmediato se corrige a sí mismo y nos da algunos trucos: “Reorganizar las normas y cumplirlas. Incrementar la disciplina y la afectividad. Jugar más con él y obligarle a adoptar posturas de sumisión. Se trata de convertirnos en su líder para corregir sus salidas de tiesto. De todos modos –continúa-, el Whesty es un tipo estupendo. Para él cada día es una fiesta sorpresa, y si se deja llevar por la emoción, habrá que entenderlo…”.

West Highland White TerrierEl Westy de Luisa

Gracias a Minas (o por su culpa) comenzamos a preguntarnos si el mail que nos escribió Luisa del Río habla, en verdad, de un auténtico West Highland White Terrier. Sandra nos cuenta que su Whesty “es un cabezón y un temerario que pone a prueba la paciencia de todos”. Además, sufre mal de oídos: “no obedece cuando lo llaman y resulta casi imposible hacerle entrar en razón”, nos cuenta Luisa, que termina su email con un suplicante “¿podéis ayudarme?”. Vamos a intentarlo.

Su tamaño es perfecto para vivir en un piso. Sin embargo, necesita al menos una hora diaria de ejercicio y no es bueno dejarlo solo mucho tiempo

A los consejos de Minas añadimos los que Luis Gil, redactor de The Pets, plasmó en un magnífico trabajo sobre reeducación de perros adultos (y resabiados). Todas y cada una de las recomendaciones de este trabajo deben aplicarse con firmeza, sin titubear. Nuestro experto añade, además, que “el Whesty de Luisa será mucho más feliz una vez encauzado”. ¿Por qué? “La mala educación no hace feliz a ningún perro. Es desestabilizante”, asegura.

No es un peluche

¿Cómo es el corazón de un Whesty? Tierno y esponjoso, como su aspecto. Es un compañero magnífico para los niños, excepto para los que se apellidan Barrabás. Si le estrujan las orejas o le pisan el rabo, no lo aceptará. Y hace bien. El Whesty no es un peluche, aunque en verdad lo parezca.

Le gustan los niños y es paciente, salvo que le traten como si fuera un muñeco

Con sus compañeros de especie no es pendenciero ni de mordisco fácil, pero si le buscan, lo van a encontrar.  “En realidad es perfecto. ¿¡Alguien puede dudarlo!?”, pregunta Minas. “Es un perro ideal. Responde como debe a quien debe. No es un meapilas, da en función de lo que recibe”, concluye nuestro experto en un arrebato de pasión que le lleva a asegurar que el Whesty es el culmen de la perfección. “¿Mejorarlo? Imposible ¿Cómo se puede mejorar el agua de manantial?”.  Ahí lo dejamos.

Buena salud y vida larga

Respecto a su salud, estamos ante una raza canina robusta y longeva. Puede vivir con buena salud hasta los 14 años. Susana Cacho, veterinaria asesora de The Pets, advierte que algunos ejemplares “pueden desarrollar una enfermedad llamada osteopatía cráneo mandibular, que se traduce en un crecimiento excesivo del hueso de la mandíbula”.

Eso suena muy mal…. “No tanto –nos tranquiliza Cacho-, las lesiones pueden remitir e incluso desaparecer con el tiempo. Lo malo es que no hay tratamiento, aunque sí formas de ayudar al animal a sobrellevarlo. Solo en los casos muy graves se debe considerar la eutanasia”, explica la veterinaria.

Adora hacer hoyos en la arena. Si vives en una casa con jardín resultará complicado evitarlo. Frena su instinto desde el primer día

También es propenso a las dermatitis. En ocasiones, las dietas ricas en ácidos grasos previenen la aparición de este trastorno. En cualquier caso, hay que apostar por una alimentación de calidad y observar su piel con regularidad.

Así hay que cuidar su pelo

Su manto, duro y áspero al tacto, requiere algunos cuidados extras, como un par de trimming al año. ¿Trucos de belleza? Alguno. No tiene un pelo que lleve bien los baños. Hay que limitarlos tanto como sea posible y utilizar productos que realcen su color blanco y brillante. Existe un champú de Nootie que tiene un precio razonable (15€) y cumple con las expectativas. No recomendamos el uso de champús en seco, pero sí poner todo el empeño en un cepillado diario. En cualquier caso, no hay que obsesionarse con mantenerlo más blanco que la colada. No todos los ejemplares son de un nevado puro, muchos tiran a crema o marfil y son realmente hermosos.

Un último dato: para distinguir a un Whesty de pura raza hay que comprobar que tiene la cabeza grande, la dentadura potente, el pelo duro, las extremidades cortas, las orejas bien rectas y el manto unicolor. Eso sí, algunas partes de su cuerpo deben lucir negras como el carbón. Estas son: trufa, labios, paladar, parpados, almohadillas y uñas.

🤔 Sabías que…

  • Puede ser un excelente guardián. Quizás el tamaño del West Highland no intimide a nadie y cualquiera pueda dejarlo fuera de combate de un puntapié, pero sus insistentes ladridos avisarán de que salgo o alguien se aproxima a la casa familiar.
  • Necesita actividad. Como buen cazador, al Whesty le chifla investigar los alrededores y siente verdadera necesidad de gastar su energía al aire libre. Lleva muy mal la inactividad. Sus necesidades de ejercicio no bajan de una hora diaria repartida en tres salidas, como poco.
  • Es dominante. La relación con sus colegas será correcta si su socialización ha sido buena. ¿Convivir con otras mascotas? Puede ser…, salvo que sean presa fácil. Conejos y cobayas abstenerse.  Su instinto cazador sigue vivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí