Boyero Bernés

380
Boyero Bernés

Si andas tras la pista de un compañero canino con instinto guardián, bueno para convivir con niños, fácil de adiestrar y tan hermoso por dentro como por fuera, echa un vistazo al Boyero Bernés. Descubrirás a un valioso candidato.

Cierra los ojos e imagina la Suiza de hace un par de siglos. Todo verdor, mucho frío y ganaderos trabajando de sol a sol. Al oeste del país, en Berna, un perro de gran fortaleza carga un carrito repleto de tinajas de leche. Se dirige hacia las ciudades productoras de queso.

El Boyero de un vistazo

 

Peso: unos 40 kg.
Alzada: entre 58 y 70 cm.
Temperamento: adorable. Es un perro afectuoso hasta el extremo. Inteligente, fiel y protector, sobre todo con los niños. Con los otros perros es dominante, aunque acepta convivir con más mascotas.
Precio: es posible encontrar ejemplares por menos de 600 euros. Sin embargo, un cachorro de pura raza bien seleccionado puede multiplicar esa cifra por tres, o más.
No olvides que: su coste de mantenimiento es elevado. La alimentación de cachorro debe ser de muy alta calidad. Su salud necesita control veterinario durante toda la vida. Sufrirá muchísimo si cambia de dueño

 

Más Información: Schweizerischer Klub, Boyero de Berna Club Argentino, RSCE

.

¡qué llega el lechero

 

Este perro, que puede arrastrar cargas de hasta 70 kg durante varios kilómetros, es un habitual en los mercados de la montaña. Nadie teme a este poderoso bonachón, mano derecha de los ganaderos de Berna, la ciudad suiza que más leche produce.

Con el tiempo, al Boyero Bernés se le complican las cosas. El sector industrial suizo se moderniza, los automóviles comienzan a circular por los verdes valles suizos y las fábricas devoran a los pequeños comerciantes.

El Boyero de Berna se queda sin trabajo. Algunas granjas aún lo mantienen, pero ya nadie se preocupa de mantener la línea racial. Los pocos ejemplares que sobreviven al abandono solo encuentran sustento si demuestran habilidades de guarda. La selección de raza hace el resto: el cándido de Berna saca a relucir un instinto de protección equilibrado y una inteligencia rápida. El que fue un cúmulo de músculos se convierte en un centinela de altura.

Los cachorros, como todos los ejemplares de razas grandes, necesitan un riguroso control veterinario durante el crecimiento

¡mis niños no se tocan

Pero la supervivencia de la raza no solo se debe a su instinto protector. En el Boyero de Berna confluyen grandes cualidades. Estas son: gran capacidad de aprendizaje, temperamento equilibrado y carácter excepcionalmente paciente. Ausencio Fabrat, gran conocedor de esta raza, nos explica que “su instinto guardián no lo habría salvado de la extinción si no fuera porque es, también, un animal afable, inteligente y muy seguro de sí mismo; tranquilo, fiel y cariñoso con todos los miembros de la familia, sobre todo con los niños”.

Debido a su fidelidad, su instinto protector se intensifica cuando hay niños de por medio. Si algo o alguien amenazara la integridad de sus pequeños, este perro, que generalmente ladra muy poco, comenzará a gruñir de un modo tan amenazador que haría entrar en pánico hasta al mismísimo hombre las nieves. No hay amenaza humana o animal que amedrente a un Boyero de Berna cuando un niño está en peligro.

Boyero Bernés

Posee un innato instinto de protección y sabe disuadir a los extraños con su imponente aspecto, pero no es un perro agresivo. Al contrario, es un bonachón que sabe cómo frenar malas intenciones

De adulto es un bellezón

 

Un ejemplar bien cuidado siempre llama la atención y, curiosamente, casi resultan más atractivos los adultos que los cachorros. Fabrat explica que “si de pequeños son unos irresistibles peluches, cuando cumplen un año ganan en proporció y elegancia. Los ejemplares adultos son hermosísimos”, asegura.

Aunque no es un perro al que le guste correr, verlo al trote es todo un espectáculo de fuerza, músculo y grandeza. Al Boyero de Berna le gustan más los paseos que las carreras, salvo que esté en la nieve. “Ahí sí se suelta –señala Fabrat-. Retozar y correr en un campo nevado es, posiblemente, la actividad que más le gusta “, asegura el experto.

El paseo

 

Boyero Bernés

Echa un vistazo a sus almohadillas. ¿Tienen pelo? Pues habrá que cortárselo con mucho cuidado

¿Necesitan mucho ejercicio? “Unas dos horas diarias de paseo, repartidas en varias salidas”, calcula Fabrat, quien también advierte de las consecuencias de la inactividad: “si un Boyero de Berna permanece más de ocho o nueve horas encerrado en casa, con toda seguridad se desestabilizará”.

Esto significa que puede acometer todo tipo de destrozos en la casa, pero no con mala intención, “solo para dar rienda suelta a la ansiedad que le generará un encierro prolongado», explica nuestro experto.

Otro aspecto a tener en cuenta es que se trata de un perro extremadamente sensible. El vínculo que establece con su amo es intenso e insustituible. Jamás consentirá cambiar de dueño, y si esto sucediera “nuca volvería a ser el mismo”, advierte nuestro experto en Boyeros de Berna. “Es posible que con el tiempo llegara a aceptar a su nueva familia –continúa Fabrat-, pero sería un proceso largo y doloroso. Y el sufrimiento haría mella en su temperamento”.

Este dato es fundamental para los futuros dueños. Los cachorros deben ser adoptados pronto, antes de que establezcan vínculos estrechos, pero “nunca antes de los tres meses y jamás pasados los cinco”, aconseja Fabrat.

No es un perro amante de las  carreras. Lo suyo son los  paseos al aire libre donde las caminatas pausadas no estén pendientes del reloj

¿su familia ideal? 

 

Numerosa, con varios niños. Mejor si vive en un chalet. Llena de ruido, cariño y diversión. Afectuosa y con capacidad económica suficiente para mantener a un perro que necesita supervisión veterinaria frecuente y buena y abundante alimentación (600 gr diarios de dieta seca). También será necesario un coche grande para desplazarlo con la familia y buena disposición y energía para llevarlo consigo a todos los sitios. “No es un perro que pueda quedarse en residencias o con familiares. No lo soportaría”, advierte Fabrat.

Respecto a su salud, señalar que es propenso a sufrir displasia de cadera, codo y torsión de estómago. Susana Cacho, veterinaria asesora de The Pets, aconseja “dividir su ración en tres o cuatro tomas diarias, y jamás ofrecerle comida antes o inmediatamente después de hacer ejercicio”.

Su esperanza de vida es media, raramente supera los diez años. Una vez cumplidos los seis años, hay que vigilar su salud de cerca. “Esto no significa que vaya a convertirse en un anciano achacoso, al contrario, los controles son los que evitarán que esto suceda”, aclara la veterinaria.

🤔 Sabías que…

  • Michael D. Higgins, el actual presidente de Irlanda, tiene un Boyero de Berna que refleja a la perfección el vínculo con su amo. Estas imágenes han dado la vuelta al mundo. ¡Es el paradigma de la raza!
  • Las manchas blancas de su manto siguen un patrón estándar. Siempre se localizan en el hocico, el cuello, el pecho, a término de las extremidades y en la punta de la cola
  • No soporta el calor. Las altas temperaturas lo enferman y le restan energía. No es una raza apta para las tierras del sur
  • Sus colores son negro, blanco y marrón. Si su manto mostrara cualquier otra combinación, sería descalificado en cualquier competición
  • Es una raza muy querida y protegida en Suiza. El Schweizerischer Klub se encarga de seleccionar los mejores candidatos para la cría. En las evaluaciones se examina tanto el temperamento como la morfología de los aspirantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí