Husky Siberiano

¿Su objetivo? Un dueño más fuerte que él

1649
Husky Siberiano

¿Qué hay tras esa enigmática identidad? Un perro de carne y hueso que busca un líder a quien seguir. No todos le sirven. Un Husky no se doblega ante cualquiera: necesita un amo pura sangre, como él, que ha llegado a nuestros días tal como la naturaleza lo creó hace más años de los que se pueden contar

El Husky Siberiano de un vistazo

Peso: de 18 a 28 kg.
Alzada: de 50 a 60 cm.
Temperamento: Independiente, gregario. Afectivo, con una relación excelente con los niños. Espíritu dominante, aunque muy fiel al amo.
Precio: Es posible encontrar buenos ejemplares desde 900€
No olvides que: tiene una enorme necesidad de ejercicio que no es posible eludir. Un Husky inactivo es un Husky enfermo, física y psíquicamente. Su educación debe ser constante. Importante frenar su instinto de liderazgo.

 

Más información: Asociación Española de Perros Nórdicos y Akita.

Llegó un día de Navidad de 2019. Mis hijos saltaban de alegría mientras Tuchi, un cachorro de Husky Siberiano, los miraba con curiosidad. Todos estábamos fascinados. Imposible describir lo bellísimo que era y la ternura que despertó; incluso mi hijo Pedro, que por aquel entonces solo tenía un año de edad, se percató de que estaba ante un ser maravillosos. No tengo palabras para describir lo que sentí cuando mis dos “cachorrillos” comenzaron a jugar juntos como si fueran hermanos”.

Estas palabras son el extracto de un mail que un miembro de la comunidad The Pets nos mandó hace pocos días. Lo firma Sandra Ríos Nuñez (Cantabria) y es un SOS en toda regla. Necesita que le digamos cómo dirigir la educación de Tuchi, que se le ha ido de las manos, algo que ocurre con mucha frecuencia.

Espíritu libre…
y tendencia fuguista

La carta de Sandra continúa así: “siempre hemos tenido perros, pero Tuchi es diferente: con él vivo una historia de amor e incomprensión; tan pronto me demuestra afecto incondicional como se da la vuelta para escapar en busca de… ¡qué sé yo!, quizás de la llamada de lo salvaje”. Sandra no anda descaminada. El Husky lleva siglos junto al hombre, de acuerdo, pero no ha logrado doblegar su espíritu de libertad.

Durante cientos de años el Husky ha arrastrado mercancía pesada por la nieve y ha servido de trasporte a la tribu siberiana de los Chukchis. Su suerte cambió cuando un comerciante americano descubrió su poderío y los convirtió en campeones de las célebres carreras con trineo (hoy Iditarod, conócelas en este documental de TVE). Hasta entonces, estas competiciones estaban protagonizadas por mestizos y razas que nada tenían que ver con el Husky.

La fama de los nuevos campeones creció como la espuma cuando el mítico musher Leonhard Seppala y sus Huskys vencieron tres veces consecutivas. Años más tarde, estos mismos perros, conducidos por Seppala, trasportarían el suero que salvó la vida a los niños de la ciudad de Nome (Alaska). Esta hazaña dio la vuelta al mundo. Seppala y sus perros se jubilaron, pero su fama se hizo viral y EEUU, su país de adopción, aseguró su cría importando ejemplares para perpetuarla en tierra nueva.

Es una de las razas más antiguas que existen. Ha llegado pura hasta nuestros días, sin mezcla de sangre alguna

Desire to run…
o deseos de correr

Correr y correr. Esta es la primera necesidad de la raza. Sin carreras a campo abierto no es posible tener un Husky equilibrado, seguro de sí mismo y feliz. Confinar a este oriundo de las nieves entre cuatro paredes es, además de cruel, una insensatez: los problemas de conducta no se harán esperar.

El Husky lleva en la sangre un acusado instinto que le anima a trascender de los límites de su hogar. Necesita investigar los alrededores y marcar con orina todas las equinas del barrio. Incluso encerrado en un jardín pondrá a prueba la altura de las vallas, las morderá intentando derribarlas y recurrirá a mil y una estrategias para salvar su encierro… ¡y adiós baby! Ya volveré… No me esperes despierto.

Sandra nos explica en su carta que Tuchi ha aprendido a abrir la puerta del jardín apoyando su pata sobre la manivela. Confiesa que no hay modo de retenerlo y ya ha asumido sus escapadas como algo natural… Nos consta que Sandra y su familia son amantes del ciclismo, una afición que puede contener los instintos fuguistas de Tuchi. ¿Cómo? Dejándolo correr tras la bicicleta de sus amos, sin medida de tiempo. Cantabria tienen rutas maravillosas para practicar el ciclismo. Pero no solo Cantabria, en toda España hay lugares mágicos para recorrer en bicicleta. Los puedes encontrar aquí.

Cachorro consentido…
adulto respondón

Tiene el mismo instinto guardián que la mosca del vinagre, salvo que se metan con sus niños. En este caso sí saldrá en su defensa

Un Husky que corre a diario es un Husky equilibrado y bien dispuesto a la educación. Algunos dueños, como Sandra, no se explican cómo el tierno cachorro de ayer se ha convertido en un adulto respondón. Nosotros sí: se debe a un error de educación. ¿Cómo encauzar entonces la educación de esta belleza salvaje? No es fácil. Habrá que hacerse con el poder, ser inflexible con su instinto dominante y poner en marcha un proceso de reeducación constante y exhaustivo. Y combinarlo con afecto, grandes dosis de ejercicio y paciencia. Todo este follón puede evitarse si desde el momento cero en el que entra en casa, su amo y líder pone en marcha un firme proceso de enseñanza.

Cualquier futuro amo de Husky debería asumir que convivirá con el espíritu rebelde de un perro difícil de manejar. Su rebeldía es congénita, no malintencionada. Estamos habituados a razas sumisas que disfrutan cuando les enseñamos rutinas de educación. Pero con el Husky las cosas no son así. Alejandro Martos, un gran conocedor de la raza, explica que “todos los Nórdicos necesitan educación constante y diaria. No hay que bajar nunca la guardia. El Husky, en concreto, pondrá a prueba a su dueño casi constantemente para ver si puede usurparle el mando”.

¿Significa esto que perro y amo vivirán en una lucha eterna de poder? “¡No! –contesta Alejandro casi asustado-. Solo necesita un amo que no vacile. Firme y cariñoso; justo y proporcionado. Un dueño ecuánime”. Este experto avisa también de que “los cachorros son deliciosos, y cuesta regañarlos. ¡Terrible error! Las normas deben quedar claras desde el primer día, sin prórrogas”.

Husky Siberiano

Sus ojos son ligeramente oblicuos, de color pardo o azul. Se acepta uno de cada color

Será él quien elija a su amo
No a la inversa

¿Es un perro leal? “Sin duda alguna- responde Alejandro-. El Husky siempre es fiel a su líder. Dentro de la familia será él quien elija a su dueño; no a la inversa. Y una vez elegido, se mostrará sumiso, noble, valiente, humilde… salvo vacilación o debilidad de su amo”. En definitiva, todo Husky debe ser instruido en el lema de “yo mando y tú obedeces”. No queda otra, porque sus intentos de asalto al poder son puro instinto.

Échale un vistazo y disfruta
Es un pibonazo

El Husky Siberiano es uno de los perros más hermosos. Así lo han constatado los lectores de The Pets en nuestra encuesta sobre los cachorros más bonitos del mundo. Y toda esa belleza está rellena de ternura. Azúcar puro 100%, sin edulcorantes. El Husky es un perro cariñoso que mantienen una relación excelente con los niños. Los adora. Es alegre, intuitivo, tierno e infinitamente paciente.

Eso sí, tiene el mismo instinto protector que una mosca. No esperes que su carácter domínante haga frente a un ladrón. A lo sumo, lo mirará con indiferencia antes de darse media vuelta e ignorarlo, salvo que ponga las manos sobre sus idolatrados niños: si alguno de ellos comienza a llorar, sí hará uso de su excelente dentadura sobre el intruso. Esto no es aplicable a su amo. Su líder tiene recursos de sobra para defenderse solo. ¡faltaría más!

El Husky Siberiano no ladra
¡Aúlla!

Antes de comprar un Husky comprueba la potencia de tu aspiradora, la vas a necesitar. Esta raza suelta pelo durante todo el año. ¿Más inconvenientes? No hay modo humano de evitar que excave hoyos en la tierra y se comunica con sus congéneres a aullido limpio. El Husky Siberiano no ladra. Si lo hace, el mismo pondrá cara de asombro al escuchar “esa cosa” que ha salido de su garganta. Su lenguaje se reduce a un aullido que acorta o alarga según sus preferencias. El mítico Leonhard Seppala califico su peculiar lenguaje como “husky chorus”. Y como a un Husky Siberiano le dé por demostrar sus dotes corales, vas a tener que llegar a un acuerdo con el vecindario…

🤔 Sabías que…

  • Su esperanza de vida está en torno a los 12 años.
  • No existen enfermedades propias de la raza, aunque se sabe que es propenso a los trastornos oculares y que tiene un estómago delicado.
  • Engorda con mucha facilidad y necesita piensos de alta gama adaptados a cada etapa de su vida. Hay que invertir en su alimentación, de lo contario su salud y su físico se resentirán.
  • No se lleva bien con el resto de los perros, y si son de su mismo sexo, mucho peor. ¿Vivir con otras mascotas? No le gusta, pero podría llegar a adaptarse…
  • Su pelo tiene que ser cepillado casi a diario y necesita un baño cada tres meses. Utiliza solo productos de reconocido prestigio. Su pelo lo vale.

 

¿Tienes alguna historia que quieras compartir con nosotros? Estamos impacientes por leerla; déjanos un comentario. Estos artículos y muchos otros los podrás encontrar en The Pets. Imágenes: PixabayPexels | Envato | 123RF

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí