Razas españolas

¡Qué poderío!

779
Razas españolas

Los perros españoles son animales prácticos. Razas que destacan por estar fuertemente ligadas al hombre y a la naturaleza. Son duras y sencillas. Trabajadoras y fieles. Muchas cazan, otras corren que se las pelan y hay incluso alguna que nada. Todas, sin excepción, tienen un corazón de oro y un poderío de aúpa. De lo contrario, no serían razas españolas.

 

Razas españolas GALGO ESPAÑOL
El perro más rápido del mundo

He aquí el perro más veloz de todas las razas españolas… y del resto del mundo. Puede alcanzar hasta 72 km por hora en un abrir y cerrar de ojos. Un esprínter nato cuya posición favorita es, por raro que parezca, la horizontal. Puede dormitar unas 13 horas al día y pasar otras tres o cuatro tumbado a la bartola. ¿Perezoso? No exactamente, solo ahorra energía. Y es que cuando se pone a correr, el derroche energético es brutal.

Razas españolas El carácter de todos los galgos es singular, pero en el caso del español, aún más. No se desvive por obedecer a su amo, más bien hace lo que le viene en gana. A su favor hay que decir que ladra lo justo y que es un prodigio de la aerodinámica. Echa un vistazo a sus orejas. Son como los alerones de un Fórmula 1. Todo él está diseñado para alcanzar velocidades de vértigo. Por dentro y por fuera. Su corazón es tan potente que moviliza toda la sangre en segundos. ¿Y los pulmones? Pueden aumentar hasta 37 veces su capacidad durante la carrera.

El Galgo español es el perro más rápido del mundo y ocupa el puesto 18 entre los mamíferos más veloces

Razas españolas ¿Singularidades?Muchas. Confía más en su vista que en su olfato. Se deja mimar, pero solo un rato. No desprende olor corporal. Es muy friolero, se hace heridas con facilidad, su sangre está repleta de glóbulos rojos y no puede sentarse bien en el suelo. Ah, y cuando está contento, los músculos de su cara se tensan para dar paso a una clara sonrisa. Puedes consultar el estándar racial de la RSCE aquí.

 

PERRO DE AGUAS ESPAÑOL
Salero andaluz

Razas españolas 1991 fue su año. El Perro de Aguas Español se puso de moda y comenzó a hacerse con una cola de seguidores que ya quisieran para sí muchos influencer del nuevo siglo. Esto sucedió poco después de participar en sus primeras exposiciones. Sus rizos causaron furor, de acuerdo, pero su chispa natural no pasó inadvertida. Y es que el Perro de Aguas es una raza española que conjuga simpatía, inteligencia y una buena dosis de salero andaluz.

Su primera patria está en algún lugar del inmenso Al-Ándalus, que abarca mucho más que Andalucía. Sin embargo, no podemos obviar la existencia de documentos que hablan de hordas de Perros de Agua español en Sevilla allá por el siglo XVII. Cómo llegaron hasta allí sigue siendo un misterio.

El perro de aguas español vive entre nosotros desde el siglo II, aunque no llegó a Andalucía hasta el XVIII

Lo que sí se sabe con certeza es que cazadores andaluces del siglo XIX lo pusieron a pescar. Sí, aunque algún purista quizá prefiera decir “cobrar peces”. En cualquier caso, y aunque no será ThePets.es quien ningunee esta habilidad, estamos ante una raza española que, además de pescar, sabe pastorear, cazar en secano y guardar la casa. Estamos ante un tipo polifacético y bien dispuesto.

Razas españolas ¿Su carácter? Gloria pura. Es alegre como unas castañuelas, vivaz, juerguista, entusiasta y muy inteligente. Esta última cualidad permite adiestrarle desde muy pequeño y garantizar, así, una buena convivencia. Además, aunque sea difícil de creer, no muda el pelo. Puedes consultar el estándar racial de la FCI aquí.

 

CA DE BOU
El mejor guardián del mundo

Razas españolas Ca de Bou significa perro de toros, lo que hace referencia a su primer empleo: hostigador de toros. Esto significa, más o menos, que trabajaba retando al animal astado para medir su bravura. ¿Cómo? Dentelladas, gruñidos y amenazas corporales eran sus mejores armas. En sus ratos libres también participaba en peleas de perros y otros animales. ¿Significa esto que estamos ante un animal agresivo? ¡Qué va! Eso pasó hace mucho tiempo. El Ca de Bou es ahora un tipo mucho más amable.

No hay perro que vigile mejor una propiedad que el Ca de Bou. Es equilibrado, perspicaz, valiente y nada impulsivo

Los pocos dueños que han podido hacerse con un ejemplar (es una raza española de origen balear muy difícil de encontrar), hablan de un perro valiente, equilibrado, cariñoso hasta el empalago y muy apacible.

¿Y aquella fiereza de sus ancestros? Marco Morel, dueño de dos ejemplares y fan incondicional de la raza, explica que “la ha canalizado hasta convertirse en el mejor guardián canino del mundo. No hay perro que vigile mejor una propiedad que el Ca de Bou. Es equilibrado, perspicaz, valiente y nada impulsivo”, asegura. Este experto también destaca una fidelidad absoluta por el amo y muy buena aptitud para vivir en familia. “Ladra poco, tiene una salud de hierro, un carácter muy dulce y es de buen conformar”, señala.

¿Sus defectos? Como come una lima, duerme como un lirón y es algo baboso. Pero sus virtudes lo compensan. Puedes consultar el estándar racial de la FCI aquí.

 

GOS D’ATURA
Un buen sujeto

Parece un tipo simpático, ¿verdad? Pues lo es. Y mucho. Y también es listo, trabajador y vital. El chico diez, salvo por esa inclinación natural a hacer siempre lo que le viene en gana. Alberta Sanchez, criadora, explica que “todas las razas inteligentes son algo pillas… Y el Gos d’Atura es, además de más listo que el hambre, un excelente pastor, con iniciativa y capacidad de decisión”.

Lo que Sánchez no se atreve a decir es que Dios nos guarde de un Gos d’Atura maleducado. La raza necesita límites desde el primer día. Es muy lista, algo tozuda y bastante zalamera. “Pero 100% maravillosa”, apostilla Alberta.

Razas españolas ¿Apto para ciudad? Uff… Es una raza española rústica que necesita ejercicio y salidas al campo. Su equilibrio físico y mental dependen en buena parte de ello. Los vínculos que establece con su clan familiar son intensos, y llevaría muy mal largas jornadas de soledad. El asfalto no es su ideal, salvo que tenga amos deportistas que vivan en un hogar con jardín. Y trabajen en casa o con jornada reducida. Puedes consultar el estándar racial de la FCI aquí.

 

MASTÍN DEL PIRINEO
Larga vida al rey

Entre las razas españolas, el Mastín del Pirineo sabe, desde tiempo inmemorial, que lo suyo es guardar el ganado. Los pastores de Aragón -su primera tierra- confiaban plenamente en él. Sabían que a los lobos se los merendaba de un bocado. Y aunque los osos eran más complicados de ahuyentar, no se amilanaba ante ellos. El ganado estaba a salvo con este perro de físico imponente y dentadura fina.

Razas españolas Alfredo Hirtuso es un incondicional de todas las razas españolas y, en concreto, del Mastín del Pirineo. Adora su carácter contradictorio y lo define como “un duro traicionado por la ternura”. Alfredo sabe de lo que habla. Por eso, en ThePets.es vamos a callar para escucharle a él, que prosigue diciendo que “el Mastín del Pirineo conjuga fortaleza, decisión y valentía con una ternura infinita. Es un perro fiel, dócil y protector, pero temible si alguien amenaza a los suyos. Con el resto de los perros no es pendenciero. Al contrario, se muestra muy benévolo. Creo que el resto de las razas caninas le dan pena… Él es el rey”, concluye nuestro experto.

Razas españolas ¿Su origen? Incierto. Dicen que sus ancestros datan del 3.000 a. C. y que llegaron a España por el Mediterráneo, junto a los comerciantes sirios. Pero todo son conjeturas. Puedes consultar el estándar racial de la RSCE aquí.

 

MASTÍN ESPAÑOL
¿Un tipo duro?

Pues sí, el Mastín Español es una de las razas españolas más duras que hay. Se sabe que los romanos ya los ponían en primera línea de fuego para romper las filas del enemigo. Con el tiempo se convirtieron en magníficos pastores. Las granjas se rifaban a los mejores ejemplares. Los apreciaban como un tesoro. Un solo Mastín Español bastaba para mantener alejada a toda una manada de lobos. Además, como su pelo le permite soportar sin inmutarse las más bajas temperaturas, hacía de vigía nocturno, para desesperación de los lobos hambrientos del lugar.

Razas españolas

Su físico es impresionante. Y su corazón también. Todo lo que tiene de bravo, que no es poco, se transforma en ternura junto a su amo. Con su familia es un inmenso peluche que se deja achuchar y besar con gusto. Verlo jugar con los más pequeños de la casa es un espectáculo para los sentidos. Adorable.

¿Exigencias? Pocas, pero importantes. Hace unos años se produjo un serio deterioro de la raza. La cría responsable ha recuperado su pureza. La compra de cachorros sin garantías es un riesgo para la raza y para sus amos. Por otro lado, jamás podría vivir en un piso. Necesita espacio y contacto directo con la naturaleza. Ah, come unos 900 gr de pienso al día. Poca cosa… Puedes consultar el estándar racial de la RSCE aquí.

 

PODENCO CANARIO
Supercan, o casi…

Razas españolas ¿Es un pájaro, es un avión? No… es un Podenco Canario, una de esas genuinas razas españolas. Ágil, veloz y con una resistencia física envidiable. Su agilidad le permite alcanzar grandes velocidades en décimas de segundos. Al punto de que podría perseguir liebres y, a la vez, dar caza a cuantos conejos le salieran al paso. Y además sin despeinarse: su agilidad para esquivar obstáculos parece de ciencia ficción. Es un lince.

Pero no solo en velocidad. Puede localizar objetos y personas a muy larga distancia. Su agudeza visual no es –digamos- de este mundo. ¿Y los oídos? A la altura de su vista: precisión matemática y geolocalización incluida. Como para jugar al escondite, vamos…

El Podenco Canario es una de las pocas razas españolas que no escasean. Originaria de las Islas Afortunadas, se encuentra por millares en toda Canarias, donde lo adoran. Fuera de España no le conocen ni en pintura. Y eso que, además de buen cazador, es un gran perro de familia.

El Podenco Canario capta los objetos en movimiento con precisión fotográfica

¿Algo más? Sí, pero solo hay espacio para señalar que se trata de una de las razas más antiguas que existen. Digamos que tiene unos 7.000 años de historia. Puedes consultar el estándar racial de la RSCE aquí.

 

Razas españolas CA DE BESTIAR
Un buen chico

Su estándar no se anda con rodeos. El Ca de Bestiar debe ser negro, hasta el paladar debe lucir así. Solo se admite una mancha blanca bajo el cuello, en forma de corbata, y algún desliz más en la punta de las orejas y en lo más recóndito de sus extremidades. Eso sí, deja claro que el negro azabache completo es el más apreciado.

Los cachorros son deliciosos. De una ternura infinita. Sin embargo, los años les hacen parecer primos cercanos del cancerbero del inframundo. Pero antes de que algún habitante de ese raro lugar se nos eche encima, diremos con rapidez que el Ca de Bestiar es un tipo noble. Perro de un solo amo. Equilibrado, dócil y tímido con los extraños. ¿Cariñoso? Mucho. Y también fiel. Además, no es agresivo, solo algo antipático con sus colegas de barrio. Por lo demás, un santo.

Razas españolas ¿Su origen? Data del siglo XVIII, cuando un grupo de cinólogos afincados en las Islas Baleares se pusieron manos a la obra para crear una raza capaz de cumplir funciones de pastoreo y defensa bajo el potente sol del Mediterráneo. Puedes consultar el estándar racial de la RSCE aquí.

 

PERRO DE PRESA CANARIO
Todo un carácter

En Thepets.es no nos andamos con rodeos: el Perro de Presa Canario es de armas tomar. Un perro valiente, de carácter fuerte y temperamento fogoso. Pero no es culpa suya, lo han “fabricado” así. Por sus venas corre sangre de Mastiff inglés y del ya extinguido Bardino (o Majorero), dos perros que le trasmitieron la fuerza y la decisión necesaria para triunfar en Razas de perroslas peleas caninas del siglo XIX.

Tras la prohibición de esta atrocidad, allá por 1960, estuvo a punto de desaparecer. Pero un pequeño grupo de criadores lo rescató del olvido. Hoy, el Perro de Presa Canario es una raza muy popular en todo el archipiélago canario, donde abundan los buenos ejemplares y la cría responsable. Fuera de sus fronteras, la cosa ya se complica.

¿Tan fiero como lo pintan? La cría responsable ha ido depurando los ejemplares problemáticos. El actual Presa Canario es una animal valiente y decidido, pero también manejable y equilibrado. No es nervioso ni impulsivo. Al contrario, es un guardián metódico, intuitivo y más disuasorio que agresivo. Puedes consultar el estándar racial de la RSCE aquí.


Las razas españolas seleccionadas en este trabajo son un número muy significativo. Pero no están todas. La FCI reconoce únicamente doce razas españolas, aunque existen numerosas especies autóctonas en espera de ser aceptadas.

2 COMENTARIOS

  1. El perro de aguas me ha llamado mucho la atención, además creo que viviendo en una casa grande puede ser buena idea plantearse tener uno… gracias por el artículo! solo falta convencer al jefe de la casa…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!

Por favor ingrese su nombre aquí